Los abogados del ex director del FMI Dominique Strauss-Kahn contraatacaron el martes luego de que medios de comunicación reportaran que, según un examen médico, la mucama de un hotel en Nueva York que lo acusa de ataque sexual presentaba lesiones causadas por "agresión" y "violación".

La revista francesa L'Express publicó el martes un reporte del registro en línea del hospital donde fue atendida la mujer, junto con una entrevista a su abogado.

El examen fue realizado en un hospital poco después de que la mucama Nafissatou Diallo se encontrara con Strauss-Kahn en un lujoso hotel de Manhattan en mayo, y según el registro, parte de los genitales de la mujer estaban enrojecidos y reportó un dolor en el hombro, de acuerdo con L'Express.

En lágrimas, Diallo le dijo al médico que había sido empujada al suelo y forzada a realizar sexo oral por un huésped del Hotel Sofitel, donde ella trabajaba, según la revista. Las pruebas encontraron que un ligamento en su hombro estaba herido, dijo su abogado.

"Causa de las heridas: Agresión. Violación", dice el reporte médico, de acuerdo con L'Express.

El informe es congruente con las afirmaciones contenidas en la demanda de la mujer contra el político francés.

Strauss-Kahn, ex candidato presidencial, niega todas las acusaciones, y sus abogados afirman que nada de lo que pasó entre ellos fue forzado. Dijeron el martes que es "engañoso y mentiroso" retratar la versión de Diallo en el examen médico para reforzar los cargos en su contra.

"El reporte del hospital está basado casi exclusivamente en la palabra de la testigo demandante, de quien se ha comprobado en varias ocasiones su falta de credibilidad", y no establece un encuentro forzado, dijeron los abogados Benjamin Brafman y William W. Taylor en un comunicado.

Lo que descubrió el médico son "condiciones consistentes con muchas posibles causas diferentes a una agresión sexual", dijeron.

El abogado de Diallo, Kenneth Thompson, no estaba en su oficina el martes pero dijo vía correo electrónico que es "un disparate" sugerir que el encuentro entre su cliente y Strauss-Kahn fue consensual.