Decenas de activistas de organizaciones de inmigrantes protestaron hoy frente a la embajada de México en Guatemala por el asesinato, el pasado 8 de agosto en ese país, del guatemalteco Julio Cardona, un crimen en el que supuestamente participaron autoridades mexicanas.

Claudia Enríquez, portavoz de la Mesa Nacional para las Migraciones (Menamig), dijo a periodistas que "las autoridades mexicanas deben aclarar de inmediato el crimen", sin importar si en el caso están supuestamente implicados miembros de las fuerzas de seguridad de México.

Cardona, de 19 años de edad, fue asesinado en la población de Lechería del estado de México por supuestos agente de la policía municipal de esa localidad.

Según testimonios de otros inmigrantes, Cardona fue detenido por agentes de la policía municipal de Lechería y horas después apareció su cadáver en las cercanías de la línea ferroviaria del lugar con señales de tortura.

El guatemalteco recién había participado en la "Caravana paso a paso hacia la paz", realizada por organizaciones centroamericanas de inmigrantes que recorrieron la ruta que utilizan los indocumentados de la región para llegar a Estados Unidos.

Durante su protesta, que se desarrolló sin incidentes, los directivos de la Menamig pidieron a las autoridades mexicanas "apresurar las investigaciones" para esclarecer el caso de Cardona.

Ello, añadieron los activistas, sentará "un precedente" para que ni las autoridades ni los grupos criminales continúen con la supuesta práctica de violar los derechos humanos de los inmigrantes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala protestó la semana pasada ante el Gobierno mexicano por la presunta participación de integrantes de las fuerzas de seguridad del Estado en el crimen de Cardona.