El presidente colombiano Juan Manuel Santos llamó el miércoles a los latinoamericanos a poner barreras para frenar los efectos de las turbulencias financieras internacionales.

En su segundo y último día de visita a Chile, el mandatario colombiano dio una charla en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en la que instó a los gobiernos latinoamericanos a "generar barreras y poner amortiguadores para defendernos" de las crisis desatadas en otras latitudes.

Santos, que fue recibido por la secretaria ejecutiva de Cepal, la mexicana Alicia Bárcena, señaló que no se sabe todavía el rumbo que tomará la economía internacional.

"Si solamente logramos los latinoamericanos identificar esos comunes denominadores y trabajar juntos, el avance sería maravilloso. Y estoy seguro de que el efecto sobre nuestras propias economías y la relevancia de América Latina sobre el resto del mundo se multiplicaría positivamente", afirmó Santos en su exposición.

Agregó que "no hay nada más conveniente que, en una época de turbulencias, de huracanes, de tempestades, tener uno un puerto seguro y un barco seguro. No importa lo fuertes que sean los vientos, si uno se pone de acuerdo para utilizarlos bien".

En su exposición también abordó el problema de la seguridad en su país y dijo que la guerrilla aún no está derrotada, sólo debilitada.

Tras la charla en la Cepal, Santos viajó a la ciudad de Valparaíso, donde se reunió con los presidentes de ambas cámaras legislativas en su sede en ese puerto. Posteriormente, en la vecina Viña del Mar, el presidente chileno Sebastián Piñera le ofrecía un almuerzo en la sede presidencial en ese balneario.

El gobernante y su comitiva viajarán por la tarde a Argentina para continuar su gira por los dos países del extremo sur.