La Policía británica reveló el martes que envió a sus agentes a proteger los principales centros comerciales e instalaciones de las Olimpiadas de 2012 luego de interceptar llamadas telefónicas y mensajes en redes sociales que decían que esos lugares eran blancos para los saqueadores.

La subcomisionada de la Policía Metropolitana de Londres, Lynne Owens, dijo a un panel de legisladores que la agencia envió policías adicionales al Oxford Circus, dos centros comerciales y el Parque Olímpico el 8 de agosto tras ver mensajes en Twitter y en dispositivos Blackberry de personas que habían sido detenidas durante los disturbios.

Owens dijo que "en Twitter y BBM había mensajes de que el sitio olímpico y (los centros comerciales) Westfields y Oxford Street iban a ser atacados".

"Conseguimos proteger esos lugares y de hecho no hubo daños a ninguno de ellos", dijo Owens, de acuerdo con vespertino londinense Evening Standard.

La Policía y los políticos dicen que jóvenes delincuentes usaron Twitter y el sistema de mensajes de Blackberry para coordinar saqueos durante los disturbios.

El gobierno ha dicho que va a debatir si debe cortar o limitar los servicios de telefonía celular y las redes sociales durante los disturbios, propuestas que ya han generado críticas por parte de grupos de derechos cívicos.

El jefe interino de la fuerza policial de Londres, Tim Godwin, le dijo al panel de asuntos nacionales del Parlamento que la Policía había considerado solicitar aprobación para cortar esos servicios, pero que decidió no hacerlo. Dijo que la legalidad de esa medida era "cuestionable" y que las redes sociales eran herramientas útiles de inteligencia.

Las autoridades han arrestado a más de 3.000 personas por los disturbios que estallaron el 6 de agosto en el norte de Londres y se extendieron durante cuatro noches a otras partes de la capital e Inglaterra.

La Policía británica acusó el martes a un joven de 16 años de asesinar a un jubilado de 68 años que fue atacado por agitadores en Londres la semana pasada, mientras el gobierno dijo que los oficiales necesitaban instrucciones más claras sobre cómo enfrentar los disturbios.

El muchacho, que no puede ser nombrado debido a su edad, está acusado de matar a Richard Bowes, quien fue encontrado en una calle durante los disturbios en Ealing, oeste de Londres, el 8 de agosto. El anciano murió por heridas sufridas en la cabeza, tres días después.

La madre del joven fue acusada de obstruir la investigación de la Policía. El sospechoso debe presentarte en una corte juvenil de la capital inglesa el martes.

Cinco personas murieron durante la violencia que causó estragos en las ciudades inglesas, incluyendo tres hombres que fueron golpeados por un vehículo en Birmingham cuando trataban de proteger de los saqueadores los negocios del vecindario. Dos hombres y un adolescente fueron acusados del asesinato de Haroon Jahan, de 20 años, Shazad Ali, de 30, y Abdul Musavir, de 31.

Varios sospechosos han sido cuestionados por la muerte de un hombre que recibió un disparo en la cabeza en el sur de Londres.

En todo el país, unas 3.000 personas han sido arrestadas y a casi 1.400 de ellas les han levantado cargos por delitos relacionados con los disturbios.

Los disturbios comenzaron el 6 de agosto en Londres y se extendieron a otras ciudades. La Policía fue criticada por tardarse en responder pero luego desplegó un gran número de oficiales para controlar el caos y espera mantener la presencia policial en las calles de Londres en los próximos días.

La secretaria del Interior Theresa May dijo el martes que los oficiales necesitaban reglas más claras sobre cómo enfrentar los disturbios, los cuales dejaron pérdidas por 200 millones de libras (326 millones de dólares) en robos y destrozos, según estimaciones de aseguradoras británicas.

___

El periodista de The Associated Press David Stringer contribuyó a este despacho.