Los Piratas de Pittsburgh activaron el martes al jardinero izquierdo venezolano José Tábata, que estaba en la lista de incapacitados, y mandaron al tercera base dominicano Pedro Alvarez a su filial de Triple A en Indianápolis por segunda vez en el año.

Tábata no jugaba desde el 27 de junio por una distensión en el cuádriceps izquierdo. Jugó 13 partidos de ligas menores como rehabilitación y bateó de .293 con seis dobles.

El venezolano figuraba en la alineación contra San Luis el martes, como primer bateador. En las mayores, bateaba de .265 con tres cuadrangulares, 15 impulsadas y 14 bases robadas en 71 partidos.

"Estoy entusiasmado de estar de vuelta y un poco nervioso, también", dijo Tábata. "Pasó mucho tiempo, se siente un poco como el día inaugural".

Alvarez bateó de .196 con tres jonrones y 15 remolcadas en 56 partidos esta temporada. En septiembre, ganó el premio al novato del mes de la Liga Nacional.

"Seguimos creyendo en Pedro y que será una parte importante de lo que estamos haciendo aquí", dijo el manager de los Piratas, Clint Hurdle. "Le dije que bajara, lo aceptara como un desafío y use su bate con malas intenciones".