El presidente de Uruguay, José Mujica, advirtió hoy DE que la crisis desatada en Estados Unidos y Europa salpicará a Suramérica y consideró necesario establecer un sistema regional de bancos que permita "administrar" los golpes económicos.

"Nosotros tenemos confianza en la región pero es demasiado grande lo que está pasando para pensar que, directa o indirectamente, no nos va a salpicar", sostuvo Mujica en declaraciones a Radio Continental, de Buenos Aires.

El mandatario se mostró a favor de "un sistema de bancos de la región que permita, sin intermediarios ni tutores del mundo rico, salir a mangar (pedir) en patota (grupo) lo que convenga" para las "necesidades de carácter interno" de los países.

"Si tenemos bancos que los manejan los estados de la región, algunas puertas podremos golpear y con ello administrar cualquier crisis que nos pueda caer de este mundo", para "que no paguen el costo los sectores más débiles", indicó Mujica.

Consideró necesario además "tener prudencia" y afirmó que Uruguay tiene asegurada "una buena financiación desde afuera" de tal modo "que, en el peor de los casos, las obligaciones del Estado están cubiertas por un par de años o más".

El pasado viernes la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) acordó avanzar en la coordinación de un conjunto de medidas en materia económica y financiera para repeler la onda expansiva de la crisis desatada en EE.UU. y Europa.

Los campos de acción, que se refieren al comercio dentro del bloque, el manejo de las reservas monetarias y las instituciones financieras regionales, fueron definidos durante la primera reunión del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas, celebrada en Buenos Aires.

Los países acordaron crear grupos de trabajo, en los que se estudiará, por ejemplo, la creación de un fondo de reservas propio de Unasur.

Además, los países fundadores del Banco del Sur (Argentina, Venezuela, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Ecuador) se comprometieron a acelerar su lanzamiento con vistas a contar con instrumentos de financiación a largo plazo e invitaron a sumarse a la entidad a los otros miembros de Unasur.

La cita del viernes tuvo como antecedente una reunión extraordinaria de ministros de Economía de la Unasur realizada en Lima hace diez días por decisión de los presidentes del bloque que, en la cumbre celebrada en la capital peruana el pasado 28 de julio, resolvieron coordinar medidas para enfrentar juntos los efectos de la crisis.