Tras un prometedor comienzo de la semana, las bolsas de valores mundiales bajaron el martes ante el decepcionante anuncio sobre el crecimiento de la economía alemana y la continuada contracción del sector de la vivienda en Estados Unidos, que volvieron a presagiar la posible llegada de una nueva recesión.

La contracción del crecimiento económico alemán fue la causa principal de que la economía de la eurozona creciera en el segundo trimestre apenas un 0,2%, frente al 0,8% en los tres meses anteriores.

Los mercados cayeron aún más al ser difundida la noticia de que el número de viviendas en construcción en Estados Unidos disminuyó en julio, con lo que el sector sigue muy deprimido.

Unas horas antes del cierre de las bolsas en Europa, en Francfort, el índice DAX retrocedía un 2,4% a 5.876, mientras que en París el CAC-40 perdía un 1,2% a 3.182. En Londres, el FTSE 100 caía un 1,21% a 5.285.

El mercado de Milán, en la primera prueba tras ser anunciado la semana pasada un plan de austeridad de 45.500 millones de euros (64.800 millones de dólares), bajaba un 3,2% a 15.317.

Por la mañana en Wall Street, el promedio industrial del Dow Jones bajaba casi 100 puntos a 11.383 y el Standard and Poor's 500 caía 14 puntos a 1.190 puntos. El Nasdaq retrocedía 34 puntos a 2.520.

El euro cotizaba con baja del 0,3% a 1,438 dólares.

En Asia, las bolsas cotizaron generalmente en alza impulsadas por las sesiones de la víspera en Europa y Estados Unidos.

En Tokio, el índice Nikkei 225 subió 0,2% a 9.107,43 puntos. En Hong Kong, el Hang Seng perdió 0,2% a 20.212,08 unidades. En Seúl, el índice Kospi subió a 4,8% a 1.879,87. Las bolsas de Singapur, Indonesia y Malaysia también subieron.

En contraste, en Australia, el índice S&P/ASX 200 bajó 0,8% a 4.247,30 y el TAIEX de Taiwán también perdió.

El índice compuesto de Shanghai perdió 0,7% a 2.608,17 y el índice compuesto de Shenzhen bajó 0,7% a 1.166,84.

___

La periodista de The Associated Press Pamela Sampson contribuyó a este despacho desde Bangkok.