Siete pistoleros disfrazados con uniformes militares sacaron a la calle a siete hombres de una mezquita sunita en el sur de Bagdad y los ejecutaron, dijeron funcionarios el martes, aumentando la cifra de muertos a 70 en el día más mortífero del año en Irak.

Los asesinatos ocurrieron el lunes por la noche al concluir un día de una ola de violencia por toda Irak, desde Mosul en el norte hasta las ciudades chiítas, que incluyó ataques suicidas, bombas en caminos y ataques armados. La violencia trajo a la memoria el derramamiento de sangre que afectó a Irak casi a diario por muchos años y una severa advertencia de que al Qaida en Irak sigue siendo una fuerza que hay que tomar en consideración.

Los hombres pertenecían a una milicia creada durante el peor momento del conflicto sectario por los sunitas que se habían aliado con al Qaida pero que después los repudiaron.

Yousifiya está situada a 20 kilómetros (12 millas) al sur de Bagdad y era una de las regiones más violentas denominada el Triángulo de la Muerte.

Después de las ejecuciones, los pistoleros gritaron que eran combatientes del Estado Islámico de Irak, un grupo de al Qaida en Irak.

Los funcionarios hablaron a condición de mantenerse en el anonimato por carecer de autorización para hablar con los periodistas.

__

La periodista de Associated Press Rebecca Santana contribuyó a este despacho.