La Policía de Ecuador anunció hoy la puesta en marcha de un plan anticorrupción al interior de la institución en el que se contempla, entre otros, la creación de una sección de inteligencia para detectar posibles actos irregulares.

El jefe de Estado Mayor de la Policía, el general Wilson Alulema, indicó en rueda de prensa que entre las acciones del plan se contempla la creación del centro de Control y Confianza de la Policía, incrementando polígrafos y su aplicación en investigaciones de Asuntos Internos.

Asimismo, se incluye la creación de la sección de Inteligencia de Asuntos Internos, con el personal capacitado y recursos necesarios para detectar, mediante operaciones de inteligencia, "policías involucrados en actos de corrupción y posibles delitos".

Esta dependencia también contará con personal permanente para verificar, hacer seguimiento y comprobación de las declaraciones patrimoniales y la declaración de historia del personal, "para detectar posibles enriquecimientos ilícitos y falsa información".

En la Declaratoria de Historia de Personal consta el historial completo del policía, como por ejemplo, sus bienes, viajes al exterior y estudios realizados, parientes, deudas contraídas, detalles de las tarjetas de crédito, entre otros.

Asimismo, en el plan consta un sistema de competencias y ocupaciones del personal para una mejor ubicación laboral de acuerdo con las capacidades, habilidades y destrezas.

La institución policial también decidió crear un sistema de incentivo al personal "que demuestre ética, valores y cumplimiento de la doctrina institucional" y la instauración de la condecoración a la Ética Policial, que influirá en la carrera profesional.

Alulema indicó que también habrá incentivos, que no especificó, para "los policías que denuncien corrupción interna" y apuntó que se instaurarán sistemas de recepción de quejas y reclamos "para que la ciudadanía pueda, de una manera más fácil, denunciar a los malos elementos policiales".

El general se lamentó de que distintos jueces hayan dispuesto la restitución en sus cargos a policías que habían sido separados de sus funciones en un proceso de auto depuración dentro de la institución.

"Hemos sacado de nuestro esquema policial, hemos dado de baja, a cientos de policías, pero también estamos muy preocupados por los cientos de policías que malos jueces los están regresando a la Policía Nacional", dijo al indicar, sin entrar en detalles, que "ya están cerca de 300 policías" en esa situación.

"Ahora queremos radicalizar esta auto depuración y este sistema para que el policía, en todo momento, se sienta vigilado, tanto por el mando policial, tanto por los propios policías, como por la ciudadanía", comentó.