El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy que las elecciones generales que se celebrarán en Liberia el próximo 11 de octubre sean unos comicios "libres y justos", y solicitó a las autoridades del país africano que velen por que se celebren "pacíficamente".

"El éxito de estas elecciones y la inauguración pacífica de una nueva Administración son de vital importancia para que se consoliden los tremendos avances logrados por el país en los últimos ocho años", dice Ban en el último informe elaborado sobre la situación en Liberia, que hoy fue distribuido en la sede central de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El máximo responsable de la ONU garantizó el apoyo del organismo internacional durante los comicios, los segundos que celebra el país desde que terminó la guerra civil (1989-2003) en la que murieron 150.000 personas, aunque reconoció que las elecciones se enfrentan a "grandes desafíos logísticos" al celebrarse en la estación de lluvias.

"Exhorto a todos los actores políticos y a la población a que se esfuercen al máximo y garanticen que las elecciones sean libres y justas, y que se celebren sin violencia", aseveró el secretario general de la ONU, quien destacó asimismo el gran impacto que el conflicto en el vecino Costa de Marfil ha tenido sobre Liberia.

Según el organismo internacional, a primero de agosto había en el país africano alrededor de 160.000 refugiados marfileños, cuya amplia mayoría huyeron de sus hogares debido al conflicto entre el expresidente Laurent Gbagbo y el actual mandatario y ganador de las elecciones, Alassane Ouattara.

Ban reconoce que la preparación para las elecciones y la situación de los refugiados suponen "importantes desafíos" para las fuerzas de seguridad de Liberia, "una organización que de por sí se encuentra en apuros y que trata de desarrollar su capacidad institucional".

Para el secretario general de la ONU es así de vital importancia que la comunidad internacional y los socios internacionales del Gobierno de Liberia aumenten su apoyo al desarrollo del sector de la seguridad en el país, lo que permitiría al fin que descienda la presencia de las fuerzas de la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL), cuyo mandato termina en septiembre.

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, del Partido de Unidad (UP), se enfrentará en las próximas elecciones a varios rivales, entre los que destacan Winston Tubman, sobrino del expresidente William Tubman y dirigente del Congreso por el Cambio Democrático (CDC), y a Charles Brumskine, líder del Partido de la Libertad (LP), entre otros.