La familia del médico guerrillero ítalo-panameño Hugo Spadafora, de cuya muerte se culpa a Manuel Antonio Noriega, presentó hoy una solicitud ante el ministro de Justicia italiano y la Fiscalía de Roma para que el exgeneral, preso en Francia, sea juzgado en Italia.

Según informó hoy a Efe el abogado en Italia de la familia Spadafora, Alessandro Tirelli, este martes presentó una solicitud a la magistratura para que el exmilitar sea entregado a Italia por las autoridades francesas.

La intención de la familia de presentar una petición ante la Justicia italiana y evitar así la repatriación de Noriega a Panamá fue adelantada el pasado domingo por la hermana de Hugo, la científica Carmenza Spadafora, quien señaló que su decisión se debe a que la familia no confía en la Justicia panameña.

"Buscamos evitar que Noriega llegue a Panamá porque no confiamos en la justicia panameña; la familia Spadafora, como ciudadanos también italianos, tenemos el derecho de pedirle a Italia que lo procese", indicó.

Noriega fue condenado en 1993, en ausencia, a 20 años de cárcel por un tribunal panameño por la muerte de Spadafora, un médico que fue viceministro de Salud durante el régimen militar panameño (1968-1989) y que combatió a la dictadura somocista de Nicaragua en la década de los setenta.

La acción judicial, preparada desde hace un mes, según precisó la fuente, se conoció después de que el presidente panameño, Ricardo Martinelli, pidiera el viernes pasado en una entrevista un trato humanitario para Noriega durante su traslado a Panamá desde Francia, que podría concretar su extradición en "septiembre u octubre" próximos.

El gobernante panameño señaló, no obstante, que en su opinión "personal" Noriega debería cumplir en la cárcel las cinco condenas dictadas en su contra por la Justicia local, que suman más de 60 años, por casos que van desde asesinatos a delitos ambientales.

Por otro lado, en una declaración escrita en nombre de la familia, el médico Guido Spadafora, hermano de Hugo, afirmó, sin embargo, que "es muy posible que (a Noriega) se le otorgue casa por cárcel o se quiera anular el juicio con artimañas judiciales".

Por ello, solicitó "que el Gobierno de Italia haga justicia a un ciudadano italiano cruelmente torturado y asesinado en Panamá el 13 de septiembre de 1985".

Ante su avanzada edad y problemas de salud, los abogados de Noriega en Panamá han adelantado que tiene derecho a beneficiarse del arresto domiciliario, posibilidad que ha sido rechazada por los familiares de algunas de las víctimas del exgeneral.

Antes de ser extraditado a Francia, en abril de 2010 por delitos de blanqueo de dinero, Noriega cumplió 20 años de prisión en Estados Unidos por narcotráfico.

Noriega se entregó el 3 de enero de 1990 a las tropas estadounidenses que invadieron Panamá en diciembre de 1989 para poner fin a la dictadura militar iniciada en 1968 por el general Omar Torrijos Herrera (1929-1981), régimen del que él fue su último "hombre fuerte".