La aerolínea australiana Qantas recortará unos 1.000 puestos de trabajo por su plan estratégico de reestructuración de su unidad internacional y de expansión por Asia, anunció hoy su director ejecutivo, Alan Joyce.

"Las áreas que serán afectadas incluyen puestos de gerencia, pilotos, tripulación e ingeniería", dijo Joyce.

La compañía, que cuenta con más de 35.000 empleados, confía en que la mayoría de bajas sean voluntarias aunque también prevé "nuevas oportunidades de trabajo" en los próximos años por la expansión en Asia.

Joyce defendió el plan estratégico para que Qantas Internacional vuelva a obtener beneficios "a corto plazo" cuando 82 de cada 100 personas que vuelan fuera de Australia lo hace con otra aerolínea.

"Hoy un gran número de rutas, principalmente a Asia y Europa, registran pérdidas y no se vislumbra una mejoría", indicó Joyce que recordó que las acciones de Qantas en el mercado asiático han caído un 14 por ciento y el coste base es un 20 por ciento más alto que el de sus principales competidores.

Qantas prevé ahorrar 2.300 millones de dólares australianos (2.400 millones de dólares estadounidenses o 1.600 millones de euros) retirando algunos de sus Boeing 747 y retrasando el pedido de varios Airbus A380, aunque adquirirá 110 nuevos A320.

Asimismo la compañía se unirá al lanzamiento de la nueva aerolínea de bajo coste Jetstar Japan, en cooperación con Japan Airlines y Mitsubishi, que empezará a operar en 2012 en Japón, anunciaron hoy las tres compañías.

La Asociación Australiana de Mecánicos Aéreos advirtió a la aerolínea con tomar acciones legales si no respetan las leyes australianas que obligan a la empresa a mantener la mayor parte de sus instalaciones en Australia tras su privatización.

"Las intenciones de abrir una nueva aerolínea de primera clase en Asia representa claramente un paso de la empresa de evadir sus obligaciones bajo la ley de venta de Qantas", afirmó el secretario de la asociación, Steve Purvinas, en ABC radio.

Por otro lado, la Asociación de Pilotos Australianos lamentó las medidas tomadas e instó al Gobierno australiano a observar "con cuidado" las implicaciones del anuncio de Alan Joyce "en los ciudadanos australianos".

El presidente de los pilotos subrayó que habían estado advirtiendo desde hace varios meses "del cambio de las operaciones de Qantas y del reclutamiento de personal para trabajar bajo las condiciones y estándares asiáticos".

Con estas medidas, Qantas también busca reforzar los lazos con otras aerolíneas como la chilena Lan, Malaysia Airlines, South African Airways y British Airways como parte de los cambios en sus rutas internacionales.

A partir de abril, Qantas cambiará Buenos Aires por Santiago de Chile como punto de entrada a Sudamérica con tres vuelos por semana en asociación con Lan.

El anuncio coincidió con una campaña publicitaria en los principales diarios australianos para realzar el "nuevo espíritu" de Qantas con nuevos destinos alrededor del mundo.