El instituto de la primatóloga Jane Goodall demandó en un tribunal de Nueva York a una empresa de comida estadounidense a la que exige 720.000 dólares por violar un contrato en el que habían acordado prestar el nombre de la investigadora para una línea de alimentos para bebés que nunca llegó a comercializarse.

El Instituto Jane Goodall, que obtiene parte de sus ingresos gracias a productos con el nombre de la primatóloga, afirma en la demanda que se puede ver hoy en los registros electrónicos del sistema judicial estadounidense que la empresa, Sprout Foods, le debe 720.000 dólares en concepto de derechos de autor.

Los responsables de la institución aseguran que tras un largo proceso de selección pensaron que Sprout Foods era una marca "adecuada" para emplear el nombre de Goodall, y en agosto de 2010 firmaron un acuerdo de 28 meses con el entonces presidente de Sprout Foods, Max MacKenzie.

La comida iba a llamarse "Janey Baby by Jane Goodall" y estaba pensada como un alimento vegetariano y orgánico para bebés de seis meses a dos años, aunque finalmente nunca llegó a comercializarse, según la institución, que se dedica a la investigación, conservación de la fauna y flora y la educación sobre los primates.

Sprout Foods esperaba ganar unos 5,5 millones de dólares gracias a la venta del nuevo producto durante el año 2011 y otros seis millones en 2012, lo que hubiera supuesto unos ingresos para el instituto de Goodall de 850.000 dólares, según consta en la demanda.

Sin embargo, la compañía nunca llegó a vender el producto y tampoco llegó a realizar un primer pago pactado de 90.000 dólares, a pesar de que el instituto sí promocionó la comida y Goodall en persona visitó una de las granjas de Sprout en Oregón (EE.UU.).

Cuando el instituto se quejó asegurando que habían infringido los términos del acuerdo cerrado por ambas partes, la compañía respondió que MacKenzie no estaba autorizado para negociarlo, y la institución les comunicó que cancelaba el contrato el pasado 25 de julio.

Un portavoz del Instituto Jane Goodall declinó hoy hacer comentarios a Efe sobre la demanda al asegurar que se trata de un caso que todavía sigue abierto en los juzgados.

Por su parte, Sprout Foods indicó al New York Post que se defenderán "enérgicamente" de la demanda, recordó que el contrato lo hizo "el antiguo director de la empresa" y añadió que estudian junto al instituto un nuevo acuerdo "beneficioso para ambas partes".

Jane Goodall, que lleva más de 30 años estudiando a los chimpancés, está considerada una de las principales autoridades del mundo en estos animales, pero también dedica gran parte de sus esfuerzos a concienciar sobre el respeto a la naturaleza.

Es autora de obras como "The chimpanzees of Gombe" (1984) o "Through a window" (1990), y a lo largo de su carrera ha recibido numerosas distinciones, entre ellas el Premio Centenario de la National Geographic Society (1988) o el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica (2003).