KANSAS CITY, EE.UU.-- Jorge Posada quisiera jugar otra temporada despues de esta. Lo que no sabe es si le darán esa posibilidad.

El puertorriqueño ha tenido un mal año en general luego de pasar de ser durante muchos años el catcher de Nueva York al puesto de bateador designado. En un momento, causó conmoción cuando pidió que lo sacaran de la alineación.

Pese a que acababa de perder el puesto de designado, el sábado volvió a ocuparlo en Tampa Bay y respondió con un grand slam y seis carreras remolcadas.

El piloto Joe Girardi dijo que pensaba usar a Posada como titular el domingo, pero el partido final de la serie con los Rays se postergó por lluvia. El lunes, el boricua figuraba en el octavo puesto del orden de bateo contra Kansas City.

"La semana que tuvo un poco libre el siguió trabajando y entrenando en la jaula y eso es lo que pasó", dijo Girardi. "Jorge se enorgullece de su juego y quiere aportar mucho".

No da para más

Antes de la serie con los Reales, Posada bateaba de .237 con 10 jonrones y 37 impulsadas, cifras que cargaban el lastre de un bajón al inicio de la campaña. Desde el inicio de junio, bateaba de .304 en 37 partidos, a pesar de la sequía de 13-1 que lo mandó a descansar.

Posada, que cumple 40 años el miercoles, está en el último año de un contrato de cuatro temporadas y 52,4 millones de dólares.

"Es difícil para mí decirte lo que voy a hacer exactamente, para ser honesto", dijo Posada sobre la posibilidad de seguir jugando el año próximo.

"Realmente no sabre hasta que termine la temporada y vuelva a casa y vea que pasa en el receso", agregó. "Entrenare y eso, no he pensado mucho sobre el tema pero creo que aún quiero seguir jugando".

El cinco veces estelar jugó toda su carrera profesional en los Yanquis, pero no sabe si seguirá en El Bronx. Dijo que podría volver a jugar de receptor o incluso de primera base.

"Los grandes atletas aman los desafíos", dijo Girardi. "...Jorge quiere jugar todos los días y yo lo respeto, me encanta".