Los hospitales privados de Venezuela aceptaron congelar temporalmente sus tarifas, informaron el martes autoridades.

La medida es parte de los esfuerzos del gobierno del presidente Hugo Chávez para contener los costos de los servicios de salud y aumentar el acceso de los pobres.

También coincide con las acciones de las autoridades para acotar la inflación, la cual registra una tasa anual de 25,1% y es la más elevada en América Latina.

El presidente Hugo Chávez firmó el mes pasado un decreto con la creación de una nueva institución estatal que supervisa los precios. Los detalles del plan para ampliar el control de los precios no han sido divulgados, pero el vicepresidente Elías Jaua ha dicho que la intención es que las nuevas disposiciones afecten a todos los sectores, desde los servicios hospitalarios hasta la vestimenta.

La ministra de Salud, Eugenia Sader, dijo que los hospitales privados aceptaron no aumentar sus precios en un período de dos o tres semanas. En ese lapso, indicó, los legisladores, autoridades y representantes de hospitales privados podrán discutir maneras de reducir costos.

Sader hizo el anuncio en una rueda de prensa en presencia de representantes de hospitales.

"Hay un compromiso de congelar las tarifas hasta nuevo aviso", informó Sader. Los representantes de hospitales también se comprometieron a atender a los pacientes con emergencias médicas aunque carezcan de un seguro con cobertura total, afirmó la funcionaria.

Hipólito García, representante de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales, comunicó que los integrantes de su grupo aceptaron mantener temporalmente las tarifas sin cambio y cooperar totalmente con el gobierno.

"Atenderemos a estos pacientes que acuden a emergencia como lo hemos hechos en todas la oportunidades", dijo García en la conferencia de prensa que fue transmitida por televisión.

Chávez ha acusado desde hace tiempo a los hospitales privados de Venezuela de aprovecharse de los pacientes al cobrarles tarifas desmedidas y negarle en ocasiones el acceso a las personas pobres y de clase media que carecen de seguros de salud y no pueden costear tratamientos.

El presidente Chávez ha intentado ampliar y mejorar el sistema de salud pública en sus 12 años en el poder, y miles de médicos cubanos ofrecen atención en barriadas a cambio de envíos de petróleo venezolano.

Pero muchos venezolanos siguen percibiendo que los servicios en la salud pública son inferiores y prefieren los hospitales privados a pesar del mayor costo.