La derecha chilena descartó hoy recurrir a un plebiscito para reformar la educación secundaria y universitaria del país, aunque se mostró a favor de mejorar, por otras vías, la financiación y la calidad de la enseñanza.

Los presidentes de los partidos Renovación Nacional (RN), Carlos Larraín, y de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Juan Antonio Coloma, que conforman la oficialista Coalición por el Cambio, consideraron "válido" el reclamo estudiantil y abogaron por una modificación "prioritaria" de la financiación de la enseñanza.

"Hay una cuestión medible, que es el mal estado de la educación en Chile. El reclamo original (de los estudiantes) es perfectamente válido, pero es un problema de muy larga data", aseveró Larraín en una reunión con corresponsales de la prensa extranjera, en la que además advirtió sobre la utilización del conflicto estudiantil como "arma arrojadiza".

"Hay un problema coyuntural y es que muchas personas, no todos, están utilizando la educación como espolón político y están queriendo subvertir el orden constitucional y legal, como por ejemplo invocando la necesidad de un sistema plebiscitario, que tiene resonancias venezolanas", afirmó el presidente de RN.

Los estudiantes universitarios y secundarios han esgrimido la propuesta de un plebiscito como solución a sus reclamos por una educación pública, gratuita y de calidad, que elimine el lucro de las instituciones de enseñanza.

Por su parte, Coloma recordó que hace 30 años Chile vivió una "revolución" en el "acceso" a la educación universitaria, en la que se pasó de un 15 % de ingreso a las universidades al 45 % actual, lo que, a su juicio, es un "éxito" y una señal "potente" de que el "ascensor social" funciona en Chile.

Para el presidente de la UDI, el conflicto estudiantil es un problema "coyuntural" que tiene que ver con la financiación y la calidad, por lo que el lugar para responder a los requerimientos de los estudiantes "debe" ser el Parlamento.

En tanto, Larraín recordó que el "problema" de los plebiscitos como herramienta de toma de decisiones es la "volubilidad" que presentan los votantes, cuyas decisiones se pueden ver afectadas por la "falta de información exacta sobre los temas de fondo".

"El lucro no es el tema de fondo, lo es el de la calidad", agregó Larraín sobre una de las principales reivindicaciones de los estudiantes, y reiteró que su partido no tiene inconvenientes con que se "gane dinero" con la educación, siempre que ésta sea "de buena calidad y que ayude a sacar a los alumnos hacia arriba".

Por otro lado, Coloma añadió que la derecha está dispuesta a hacer "todos los cambios necesarios" para mejorar el acceso y la financiación a la educación, incluso reformas en la Constitución.

"Si es necesario cambiar alguna normas constitucionales, legales o reglamentarios, lo vamos a hacer", subrayó Coloma, pero aclaró que éstas se realizarían "sin destruir" la educación privada presente en el país. EFE