El principal acusado de la matanza en Perú de 69 campesinos en 1985, el exteniente del Ejército Telmo Hurtado, compareció hoy en el juicio que se le sigue en Lima, donde afirmó no estar conforme con los delitos de los que se le acusa.

Sin embargo, y como señaló a Efe la abogada de la acusación Karim Ninaquispe, Hurtado evitó hacer referencia a si es inocente o no de los hechos que se juzgan.

"(Hurtado) señaló que no estaba conforme con los términos de la acusación de asesinato, tampoco con la pena de 25 años que se solicita o el monto de la reparación civil, y por lo tanto aceptó ir a juicio", afirmó la abogada.

Ninaquispe explicó que deberán esperar al interrogatorio de Hurtado, en una fecha que aún no ha sido fijada, para que responda "en qué términos asume la responsabilidad" de los hechos.

La audiencia, esperada desde que Hurtado fue extraditado desde Estados Unidos el pasado julio tras pasar en ese país diez años, se realizó en el penal Castro Castro, donde se encuentra recluido el principal acusado.

Hurtado solicitó también hoy no estar presente durante los interrogatorios del resto de acusados y testigos, por lo que sólo regresará cuanto sea llamado a declarar.

Por este motivo, la siguiente audiencia del juicio, que se fijó para el lunes 22, se realizará en la sede de la Sala Penal Nacional que juzga el caso y no en la cárcel donde se encuentra recluido Hurtado.

Los hechos de los que se acusa al militar peruano ocurrieron en Accomarca el 14 de agosto de 1985, cuando una patrulla militar asesinó a 69 campesinos de la zona, entre ellos ancianos, mujeres y niños.

Los 28 responsables de las muertes, entre ellos Hurtado, jefe de la patrulla, fueron condenados poco después de los hechos por un tribunal militar, pero no por asesinato, sino por los delitos de Abuso de Autoridad y Negligencia.

El pasado 4 de noviembre arrancó el juicio civil por la matanza de Accomarca.