El dalái lama, líder espiritual de los tibetanos en el exilio, llega hoy a Estonia en una visita en la que se reunirá con los dirigentes del país báltico y que ha sido muy criticada por China.

Invitado por un grupo de parlamentarios estonios, el dalái lama mantendrá un encuentro no oficial con el presidente, Toomas Ilves, el primer ministro interino, Mart Laar, y otros titulares del Gobierno local, según informa la agencia Baltic News Service (BNS).

Además, se dirigirá mañana a los estonios desde la plaza de la Libertad de Tallin, en lo que será su tercer viaje a este pequeño país tras las visitas de 1991 y 2001.

Pese a que el dalái lama cedió a principios de agosto todo el poder político, China emitió un comunicado en Tallin en el que acusa a Estonia de romper la promesa de no apoyar la independencia del Tíbet.

El primer ministro estonio, Andrus Ansip, que se encuentra de vacaciones, aseguró recientemente que Tallin respaldaría la política de "Una sola China".

China, que es muy sensible con las visitas del líder espiritual tibetano, ha demandado a Estonia que cancele la visita y las reuniones con los altos funcionarios estonios, aunque sean informales.

"Demandamos que Estonia cancele las reuniones oficiales con el dalái lama y deje de inmiscuirse en los asuntos internos de China", reza la nota, recogida por BNS.

El dalái lama, al que Pekín acusa de promover el separatismo desde su exilio en el norte de la India, visitará también Francia y Finlandia en el marco de la gira europea.