La Unión Europea y la zona del euro vieron frenada su recuperación económica en el segundo trimestre del año, periodo en el que el PIB creció un 0,2 % en ambas áreas, según los primeros datos difundidos hoy por la oficina estadística Eurostat.

En los tres meses precedentes, la economía de los países de la moneda única y de los Veintisiete se había expandido un 0,8 %.

Entre abril y junio, sin embargo, el ritmo se ralentizó de forma generalizada y, muy claramente, en las grandes economías del euro, que o bien no crecieron, como Francia, o lo hicieron con mucha moderación, como Alemania (0,1 %), Italia (0,3 %) o España (0,2 %).