América Latina se verá duramente golpeada si la economía de China se desacelera con fuerza y reduce sus importaciones de materias primas, según el jefe del Banco Mundial para Latinoamérica, Augusto De La Torre.

Según informó hoy el diario Gestión, De La Torre subrayó en una conferencia en Lima que el mayor riesgo para Latinoamérica, en este clima de crisis financiera internacional, es que la economía de China tuviera un "hard landing" (aterrizaje forzoso).

"Eso golpearía muy duro" a la región por su dependencia en la exportación de materias primas, subrayó De la Torre en una conferencia pronunciada este lunes por De la Torre en el Banco Central de Perú sobre expectativas de la economía mundial.

De la Torre explicó que, por primera vez, todos los productos que vende y compra la región "se mueven en la ola de precios altos" y durante un ciclo que está siendo excepcionalmente largo.

En tal sentido, el representante del BM recomendó a los países latinoamericanos ahorrar y diversificarse más allá de sus recursos naturales.

Citó, por ejemplo, que "Perú y Chile han construido fondos de ahorro que pueden aliviar "una circunstancia global en que los precios de los 'commodities' (materias primas) caigan", dado que ambos países son los principales productores de cobre en la región.

"Existe la necesidad en la región de que se apliquen políticas 'macroprudenciales', que permitan mitigar los choques que podría generar la crisis mundial", afirmó De la Torre.

A pesar de que el BM pronostica unos índices de crecimiento para la región del 4 ó 5 %, América Latina no ha salido de tener el 30 % de PIB per cápita de Estados Unidos, mientras que los asiáticos ya tiene el 60 %, subrayó.

Respecto a Perú, De la Torre afirmó que está en la capacidad de mantener un crecimiento alto en 2011 y 2012, a diferencia de sus vecinos.

Mencionó que la proyección del Banco Central de Reserva (BCR), de un crecimiento entre 6 y 7 % en 2011, significa dos a tres puntos porcentuales por encima de lo previsto para Brasil, por citar un ejemplo.

En ese sentido, añadió que para que Perú continúe en esta senda "es necesario que siga invirtiendo en infraestructura y capital humano que le permitan tener una economía flexible, capaz de generar crecimiento alto y sin problemas de inflación".