La economía alemana casi se paralizó en el segundo trimestre, en otra triste señal para las finanzas mundiales, informó el martes el gobierno.

El crecimiento de sólo 0,1% fue mucho menor a las expectativas del mercado de un avance de 0,5% y sigue a lecturas igual de decepcionantes en Francia y Estados Unidos.

Hasta ahora Alemania, la economía más grande de Europa, había estado creciendo con fuerza mientras sus empresas de renombre mundial aprovechaban los mercados de exportación en todo el mundo, en particular de las economías emergentes.

La oficina de estadísticas informó que una contracción en el gasto del consumidor y la inversión en construcción estuvieron en su mayoría detrás de la desaceleración en el periodo abril-junio.

"Enfrentémoslo, el segundo trimestre marca un punto de cambio en el ciclo empresarial alemán", dijo Andreas Rees, analista de Unicredit.

"El periodo de exuberante crecimiento ahora está detrás de nosotros. Menos impulso dinámico será la constante en los siguientes trimestres, dada la desaceleración de la economía global".

La cifra del segundo trimestre se ve mejor si se compara con el mismo periodo de hace un año y aumenta 2,7%.

La desaceleración en Alemania pesa en el crecimiento general de la zona euro. Un retroceso en la economía germana daría al Banco Central Europeo más razón para evitar más incrementos a la tasa de interés en este año.