El comienzo de construcción de casas en julio disminuyó un 1,5 % en julio y se ubicó en una tasa anualizada de 604.000 unidades, comparada con una de 613.000 el mes anterior, informó hoy el Departamento de Comercio.

La mayoría de los analistas había calculado un ritmo anual de construcción en julio de unas 600.000 unidades.

El dato oficial muestra el impacto negativo que sobre las casas nuevas tiene aún la abundancia de viviendas sometidas a ejecución hipotecaria, con un precio más barato en el mercado.

El mercado inmobiliario en Estados Unidos, que se derrumbó en 2007, sigue afectado asimismo por el gran número de hipotecas cuyo monto es más alto que el precio de las viviendas actualmente en el mercado, por las normas más estrictas para la extensión de préstamos y por el elevado índice de desempleo.

El inicio de construcción de viviendas unifamiliares bajó en julio un 4,9 % y se ubicó en una tasa anualizada de 425.000 unidades.

Los permisos de construcción, que dan un dato menos volátil y que señala la actividad futura, bajaron un 3,2 % en julio a una tasa anualizada de 597.000.

Se mantuvo firme, en cambio, la demanda por apartamentos, y el comienzo de obras en la construcción de unidades con cinco o más viviendas subió un 6,3 % el mes pasado.