La Corte Superior de Justicia de Lima absolvió a los dos acusados de sobornar a un testigo en un caso de violación de los derechos humanos para que no involucraba al actual presidente de Perú, Ollanta Humala, informó hoy el Poder Judicial.

Según la sentencia, los acusados Amilcar Gómez y Robinson Gómez fueron encontrados inocentes del delito de soborno a Jorge Ávila, el hombre que primero acusó, para luego retractarse, a Humala de ser responsable del secuestro y desaparición de dos personas en 1992.

En aquel año, el entonces militar Humala tenía a su cargo la base del Ejército en la población de Madre Mía, norte del país.

Tanto en la pasada campaña electoral como en la que tuvo lugar en 2006, el caso de las supuesta violación de derechos humanos en la base de Madre Mía fue uno de los principales ataques que se lanzaron desde la prensa a Humala, quien, sin embargo, nunca fue declarado culpable por esos hechos.

El pasado febrero, la fiscalía de Tocache decidió archivar definitivamente la investigación sobre la participación de Humala en los supuestos hechos.

Sin embargo, una investigación periodística de un diario limeño denunció que Jorge Ávila había recibido un soborno de 4.000 dólares para retractarse en su declaración inicial, que involucraba al actual mandatario.

Ahora, la justicia peruana absolvió a los acusados de realizar este soborno y dictó que éste nunca existió.

La sala presidida por el juez Aldo Figueroa ordenó anular los antecedentes policiales y judiciales de los imputados generados por este proceso, así como "archivar definitivamente todo lo actuado".