Un indonesio que resultó herido cuando un grupo de musulmanes radicales atacó a miembros de su secta islámica minoritaria fue sentenciado el lunes a seis meses de prisión, una condena mayor a la condena dada a algunos de los 12 agresores grabados en video.

La Corte de Distrito de Serang dijo que Deden Sudjana — que casi pierde la mano de un machetazo — deberá ir a la cárcel por no obedecer la orden de la policía de dejar la escena del crimen para luego atacar a uno de los líderes del grupo que mató a tres integrantes del Movimiento Ahmadía.

Organismos de defensa de los derechos humanos rechazaron la sentencia al considerar que fomenta la creciente intolerancia religiosa en Indonesia, el país con la mayor población musulmana del mundo.

La fiscalía exigió que Sudjana recibiera una sentencia de nueve meses de prisión.

El video del ataque del 6 de febrero, difundido ampliamente en internet, mostró a una encolerizada multitud de aproximadamente 1.500 radicales que rodeó una casa del poblado de Cikeusik en la que los miembros del Movimiento Ahmadía se reunían. Armados con machetes, garrotes de madera y piedras, los agresores trataban de evitar que los miembros de la secta oraran. Mientras coreaban "Mata, mata" golpearon en la cabeza a un integrante de la secta y golpearon a otros con varas de bambú.

La policía se limitó a observar mientras la multitud golpeaba el cadáver de otra víctima y algunas personas coreaban "Allahu Akbar!" (Dios es grande).

Hasta ahora, 12 integrantes del grupo agresor han recibido sentencias que van de los tres a los seis meses de prisión.