El día en que rebeldes libios avanzaron a la ciudad estratégica de Zawiya, las fuerzas de Moamar Gadafi tomaron un hospital local.

Obligaron a los médicos a realizar una serie de cirugías durante horas, colocaron francotiradores en el techo del edificio y armamento antiaéreo cerca de la entrada, dijeron el martes dos doctores que lograron escapar.

En momentos en que el régimen libio está perdiendo el control de esta ciudad costera de 200.000 habitantes, están surgiendo historias sobre el reino de miedo e intimidación impuesto aquí durante los últimos cinco meses.

Residentes entrevistados en partes de Zawiya controladas por los rebeldes han dado cuenta de arrestos masivos en meses anteriores. Una mujer dijo que su yerno y dos familiares de éste fueron arrestados y asesinados por agentes de Gadafi. Un combatiente rebelde señaló que fue sometido a golpizas y descargas eléctricas.

Zawiya se levantó contra Gadafi cuando a mediados de febrero se extendieron por el país protestas contra el gobierno, pero la ciudad fue recuperada a mediados de marzo con medidas de fuerza brutales. Rebeldes ingresaron a la ciudad el sábado, pero después de cuatro días de combate, soldados de Gadafi aún se aferran a posiciones en algunas áreas del este del poblado, incluido el hospital.

El doctor Hamid al-Shawish, un cirujano de 30 años, dijo que el régimen se ha apostado con fuerza en Zawiya desde marzo, arrestando a cualquiera que sea sospechoso de simpatizar con los rebeldes. Al menos 20 médicos y enfermeras fueron secuestrados del hospital, y algunos siguen desaparecidos, agregó al-Shawish.

El y un colega, el ginecólogo Mohamed al-Kum, señalaron que fuerzas del régimen estaban constantemente en el hospital y que reemplazaron al director con uno de los suyos, tomando el control del personal médico.

El sábado por la mañana, fueron llevados al hospital varios soldados del régimen heridos y muertos, por lo que se ordenó la salida de pacientes civiles para hacerles espacio, narraron los médicos. Las tropas cerraron las alas de pediatría y ginecología, entre otras.

Al nosocomio llegaron ese día los cadáveres de al menos 30 soldados de Gadafi, junto con aproximadamente 150 heridos, dijo al-Shawish, quien estaba a cargo de la sala de emergencias.