Al entrar al vestuario tras la victoria sobre Colombia que puso a México en las semifinales del Mundial Sub20, el técnico Juan Carlos Chávez apagó el reproductor de música con el que los jugadores celebraban el palo de haber eliminado al equipo anfitrión.

"Había mucha euforia. Entro y apago la música, porque los festejos no pueden rebasar la euforia", dijo el entrenador mexicano. "Estamos en semifinales, pero hay que festejar cuando seamos campeones".

La seriedad de Chávez se entiende. México no se conforma meramente con figurar entre los cuatro últimos. Su misión es ganar por primera vez este campeonato.

Para seguir en marcha, la siguiente valla a superar será mucho más complicada. Se trata de Brasil.

"Nosotros pensamos en la final", afirmó el marcador central y capitán mexicano Jorge Enríquez. "Sabemos que Brasil tiene jugadores con bastante capacidad y técnica y creo que el trabajo de conjunto nuestro puede hacer daño".

La semifinal entre los dos equipos latinoamericanos se disputará el miércoles en Pereira, luego del duelo que Portugal y Francia protagonizarán en Medellín.

Los cuatro comparten algo en común, ya que comenzaron el Mundial trastabillando. México perdió 1-0 con Argentina, mientras que Francia cayó goleada 4-1 ante Colombia. Brasil y Portugal debutaron con pálidos empates ante Egipto y Uruguay, respectivamente.

Es insólito lo de Portugal, instalada en semifinales con apenas tres goles anotados y ninguno en contra. Los lusos consiguieron su pasaje a las semifinales tras derrotar 5-4 a Argentina en una definición por penales, en la que llegaron al borde del precipicio al marrar dos de sus tres primeros remates.

Pero aquí están. En tanto, equipos más ofensivos deberán ver el resto del torneo por la televisión, como es el caso de Nigeria (15 goles), España (13) y Colombia (11).

"Una de las características de este equipo es que nunca renuncia a sus objetivos", dijo el técnico portugués Ilidio Vale.

Francia, por su lado, dejó en el camino a Nigeria al vencerle 3-2 en una prórroga.

Después de superar 4-2 por penales a España, en el que indudablemente ha sido el mejor partido del certamen, Brasil se perfila como el favorito para atrapar su quinto título.

En un principio, los brasileños lucieron despistados ante la superioridad del juego de toque de España y debieron apelar el recurso del contragolpe.

Pero lograron revertir la situación, se adelantaron dos veces en el marcador y mostraron técnica y oficio, como señaló su técnico Ney Franco.

"Es un equipo que ha madurado mucho en lo táctico. Supieron reaccionar para neutralizar el juego de España y podrán hacerlo otra vez ante México", comentó Franco.

También mostraron la efectividad para cobrar penales que la selección mayor no tuvo cuando sucumbió ante Paraguay por esa vía en los cuartos de final de la Copa América el mes pasado, tras fallar sus cuatro remates.

"Habíamos ganado varios partidos en este Mundial, pero teníamos la impresión que nos faltaba algo más", comentó el lateral brasileño Danilo. "A España le ganamos con el corazón".

México también ha exhibido "personalidad", la palabra que usó su técnico Chávez para describir el temple de sus jugadores para doblegar 3-1 a Colombia con el estadio totalmente en su contra.

Y los mexicanos hablan de completar un año redondo por su deseo de sumar este título a los ganados en los últimos dos meses en la Copa de Oro de la CONCAFAF y el Mundial Sub17 del cual fueron anfitriones.

"México sigue debiendo", dijo el arquero mexicano José Antonio Rodríguez. "Aún necesitamos levantar el rendimiento y esperamos hacer nuestro mejor fútbol en los siguientes dos pasos. El título está latente".

___

— Eric Núñez está en Twitter en http://twitter.com/EricNunezAP

— Los periodistas de Deportes de AP en Español están en http://twitter.com/AP_Deportes