Humillados por los colombianos en el comienzo del Mundial Sub20, los franceses esperan ahora con cautela el duelo ante Portugal por las semifinales.

El equipo de Francis Smerecki dejó atrás la euforia luego de cerrar el camino a la favorita Nigeria al vencerla 3-2 en el Pascual Guerrero de Cali y se concentró en el choque del miércoles.

"La victoria frente a Nigeria no nos ubica un escalón arriba de Portugal, lo conocemos bien y sabemos de sus cualidades y debilidades", manifestó Smerecki.

Francia detenta el título de campeón de Europa de la división Sub19 y Portugal alcanzó la tercera casilla en ese torneo continental.

Portugal por su lado llegó a Medellín con la aureola de haber eliminado a Argentina 5-4 en los penales, luego que la batalla de 120 minutos terminó 0-0 en el Jaime Morón de Cartagena.

"Toda nuestra atención está en Portugal, en el anhelo de ganarle para regresar a Bogotá a jugar la final el sábado", señaló Smerecki. El estratega no olvida la humillación del 4-1 que sufrió Francia contra Colombia, eliminada por México 3-1 en cuartos.

"Hemos jugado con Portugal en siete ocasiones y el encuentro del miércoles tiene un sello especial, la meta es la final", señaló.

Los franceses entrenaban el lunes en la población de Envigado, a las afueras de Medellín, mientras los portugueses lo hacían en el Colegio San Ignacio, cerca del estadio Atanasio Girardot, escenario de su encuentro.

Mika, el poderoso imán del conjunto de Ilido Vale, se transformó en estrella al mantener invicta su valla en seis partidos pero sobre todo por haber atajado dos penales contra Argentina y entregar a Portugal el pasaporte a las semifinales.

Los portugueses fueron recibidos con agrado por los hinchas de Medellín. Algunos locales no querían el regreso de los argentinos, acusados de supuestamente haber hecho gestos obscenos después de la victoria 2-1 ante Egipto en octavos de final.

México y Brasil jugarán la otra semifinal en el Pascual Guerrero de Cali.