El padre del mediocampista del Chelsea John Obi Mikel fue secuestrado en la región central de Nigeria, dijo la policía el lunes.

El comisionado de la policía del estado de Plateau, Dipo Ayeni, le dijo a The Associated Press que Michael Obi desapareció de su casa el viernes. Ayeni dijo que no tenía otros detalles sobre el secuestro.

"Seguimos tratando de determinar su paradero", dijo Ayeni.

Un portavoz del comando de la policía federal de Nigeria en Abuya, la capital, declinó comentar sobre el caso.

Sport Entertainment & Media Group, la agencia apoderada de Mikel, dijo en Londres que no se había presentado una demanda de rescate. Agregó que Chelsea estaba considerando "asuntos de seguridad" tras el secuestro.

"Mikel fue notificado por su apoderado antes del partido entre el Chelsea y Stoke, y decidió jugar, 'para no defraudar al equipo y a su familia", dijo el grupo en Twitter.

John Obi Mikel ha jugado con Chelsea desde el 2006. Previamente jugó para el Plateau United, de la liga nigeriana, y para la selección nacional sub-20 de Nigeria.

"Le vamos a dar a Mikel y su familia todo nuestro apoyo en este momento difícil", dijo Cehlsea en su portal en la internet.

Nigeria, un país rico en petróleo con 150 millones de habitantes, está dividido casi parejamente entre musulmanes en el norte y cristianos en el sur. El estado de Plateau, en la fértil región central, ha sido escenario de violencia religiosa y étnica que ha causado miles de muertes en años recientes, mayormente a causa de asuntos tribales y económicos.

La familia de Mikel pertenece a la tribu Igbo, minoritaria en la región.

Los secuestros en Plateau son raros en comparación con el delta sureño de Nigeria, una zona petrolera en la que pandillas y extremistas a menudo secuestran a extranjeros para demandar rescate.

El secuestro se produjo luego que la revista Forbes dijese en junio que Mikel era el séptimo jugador africano mejor pagado en el fútbol europeo, con un salario de 5,8 millones de dólares anuales.