Manifestantes quieren que se detenga la construcción de un complejo residencial en California luego de que los obreros descubrieron restos de habitantes amerindios en un lugar que se cree es un cementerio de 6.000 años.

El periódico The Santa Cruz Sentinel reportó que unas 100 personas participaron en una marcha de tres kilómetros (dos millas) el domingo para exigir que se pare la construcción de 32 viviendas. Los manifestantes mostraron pancartas que decían "Todos los cementerios son sagrados" y "Ninguna máquina excavadora en territorio sagrado".

Naomi Silva, una investigadora de la oficina del juez de instrucción, dijo que la constructora KB Homes encontró este mes parte de un cráneo o de una mandíbula de un niño indígena en el prado. Un pedazo de un collar amerindio también fue hallado en el sitio de 3,6 hectáreas (9 acres).

La manifestación del domingo fue organizada por un grupo llamado Save the Knoll, que fue formado hace una semana después que los miembros se enterraron de los restos.