Organismos juveniles opositores al Gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, convocaron hoy una jornada de protestas contra el Poder Electoral, al que acusan de no entregar a miles de ciudadanos los documentos de identidad necesarios para votar en los comicios generales de noviembre.

Representantes de las organizaciones Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional (Rejudin), Nicaragua 2.0 y Pedro Joaquín Chamorro anunciaron en rueda de prensa que hoy realizarán "sin temor" sus manifestaciones, frente a las delegaciones del Consejo Supremo Electoral (CSE) en diversos puntos del país.

"Le pedimos a la población que salga a partir de ahora hasta que se logre la entrega de cédulas sin restricciones. Vamos a salir sin temor", señaló Jairo Contreras, miembro de Rejudin, quien en julio pasado suspendió una huelga que solo duró un día después de que, mientras estaba encadenado frente a la sede central del Consejo Electoral en Managua, fue golpeado por un seguidor de Ortega.

El llamado de las organizaciones opositoras coincide con una serie de protestas en el municipio de Siuna, en el Caribe Norte de Nicaragua, donde cientos de personas demandan en nombre de 10.000 ciudadanos sus documentos de identidad frente a la delegación de la autoridad electoral en la localidad.

Agentes del orden protegen la sede electoral en Siuna, mientras militares han sido desplegados en las calles para mantener el orden, según la prensa local.

"Nos manifestamos en rebelión e insistimos a la Policía que no se atreva a reprimir, porque ya no estamos dispuestos a estar dando la otra mejilla", advirtió Contreras.

Los jóvenes opositores también criticaron al Ejército por salir a las calles en Siuna y por haber protegido, en días pasados, otra delegación electoral en el norteño municipio de San Fernando, donde cientos de personas también reclamaron sus documentos de identidad y un hombre resultó herido de bala.

Recordaron que, según el artículo 92 de la Constitución, "sólo en casos excepcionales" y cuando la estabilidad del país estuviese amenazada, el Ejército podrá apoyar a la Policía Nacional.

Esa "amenaza", consideraron, no existe en Nicaragua.

Las demandas por las cédulas se han intensificado en varios municipios del país luego de que el pasado 8 de agosto expirara el plazo para que los nuevos votantes solicitaran el documento ante las autoridades.

Los protestantes denuncian que el Consejo Electoral no les entregó sus cédulas con el alegato de que no tenían material para imprimirlas.

La semana pasada, sin embargo, el presidente de la autoridad electoral, Roberto Rivas, dijo que "casi todos los nicaragüenses tienen su documento de identidad o al menos lo han solicitado".

Por su parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, reiteró hoy que esperan que el Poder Electoral entregue las cédulas a los ciudadanos que ya la solicitaron.

También pidió al Gobierno de Ortega que en las elecciones permita la presencia de observadores locales e internacionales, como el estadounidense Centro Carter.

En los comicios del 6 de noviembre unos 3,3 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlacen.