Los adversarios al presidente Hugo Chávez condenaron el lunes los comentarios que realizaron comandantes militares contra la oposición, y acusaron a altos oficiales de abandonar los ideales democráticos al expresar su abierto respaldo al proceso socialista del mandatario.

El diputado opositor Tomás Guanipa rechazó las recientes declaraciones que hicieron comandantes militares orientadas a desacreditar a los adversarios de Chávez, lo que consideró que iban en contra de las normas constitucionales que prevén el carácter democrático y apolítico de las fuerzas armadas.

Guanipa instó a los estamentos medios de la oficialidad y a los soldados a ignorar los comentarios políticos expresado por sus superiores.

"Hacemos un llamado a los miembros de esa fuerza armada que si cree en la democracia y en la constitución, a seguir cumpliendo su función y entender que estos mensajes del alto mando militar no representa el sentir de la gran mayoría de las fuerzas armadas nacionales", dijo Guanipa en conferencia de prensa.

El diputado del partido opositor Primero Justicia hizo la declaración en respuesta a las afirmaciones que realizó el mayor general Euclides Campos Aponte quien acusó a la oposición venezolana de tratar de dividir a las fuerzas armadas, y ridiculizó a sus dirigentes durante un discurso que ofreció el sábado en un acto con militares donde planteó que los adversarios del gobierno saben que Chávez es un fuerte favorito para ganar las elecciones presidenciales del próximo año.

Campos Aponte afirmó que la acusación lanzada por los adversarios del gobierno contra los militares "es propia de los que se ven derrotados, que la posibilidad de acceder al poder a través del voto es caso nulo".

"No tienen liderazgo", dijo Campos Aponte refiriéndose a los críticos de Chávez.

El mandatario venezolano rápidamente lo felicitó.

"Qué extraordinario discurso ha dado el Mayor General Euclides Campos Aponte! Bravo! Venceremos", comentó el convaleciente gobernante, que combate contra un cáncer, a través de su cuenta de Twitter poco después del discurso del general.

Algunos polémicos comentarios que han realizado los comandantes militares han molestado a los opositores en el pasado, pero las recientes declaraciones han planteado nuevas preocupaciones para los adversarios del gobierno que se preparan para los comicios del 2012.

Los opositores se irritaron cuando el general en jefe Henry Rangel Silva dijo el año pasado en una entrevista a un diario local que ni los militares ni el pueblo aceptarían una victoria de la oposición en las elecciones del 2012.

Rangel Silva también afirmó que los oficiales eran leales a la "revolución bolivariana" de Chávez, llamada así en honor al Libertador Simón Bolívar.

El mandatario enfureció a sus adversarios al ascender a Rangel Silva de mayor general a general en jefe después que los críticos condenaron enérgicamente los comentarios del alto oficial.