El diálogo nacional convocado por el Gobierno de Honduras para la redacción de una nueva Ley de Educación inició hoy con la participación de diversos sectores, mientras estudiantes de escuelas públicas protestaban en las calles contra la supuesta intención oficial de privatizar el sector.

La mesa de diálogo fue instalada en la sede del Gobierno por la designada presidencial (vicepresidenta) hondureña, María Antonieta Guillén, quien señaló que la agenda es abierta para que cada sector presente sus propuestas, y en ella participaron el presidente y vicepresidenta del Parlamento, Juan Orlando Hernández y Lena Gutiérrez, respectivamente.

Esta primera jornada tenía por objeto hacer una presentación de la idea del diálogo nacional y de algunos planteamientos preliminares, explicó Lena a los representantes de unos 80 sectores sociales que asistieron a la convocatoria.

La mesa de diálogo continuará con su labor el próximo martes, añadió la vicepresidenta del Poder Legislativo.

Representantes de los colegios magisteriales y un sector de los estudiantes asistentes a la cita condenaron la "represión" de la que, aseguraron, son víctimas los alumnos de unos tres colegios de educación media que participaban en las protestas callejeras de este lunes.

Medios locales informaron que grupos de estudiantes provocaron disturbios e interrumpieron el tráfico de vehículos en bulevares de la capital hondureña.

Entre los estudiantes que protestaban en las calles algunos expresaron pertenecer a un movimiento "en resistencia" que apoya al expresidente hondureño Manuel Zelaya, derrocado el 28 de junio de 2009 cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución, lo que la ley le impedía.

El gobernante hondureño, Porfirio Lobo, convocó el domingo al diálogo nacional para comenzar a discutir una nueva ley educativa "a partir de cero", lo que supone que no se tomará en cuenta una iniciativa enviada hace unos pocos meses al Parlamento y que es rechazada por un sector de los maestros y estudiantes.

Guillén y el titular del Parlamento reiteraron que no es cierto que el Gobierno pretenda privatizar la educación pública que, destacaron, seguirá siendo "gratuita".

A la reunión de este lunes asistieron organizaciones de padres y representantes, iglesias, empresa privada, universidades, grupos étnicos, organizaciones de desarrollo no gubernamentales que trabajan con educación, diputados, ministros del Gobierno y medios de comunicación, entre otros.