Los ministros de Transportes, Paulo Sergio Passos, y Turismo de Brasil, Pedro Novais, comparecerán por separado mañana ante el Congreso para explicar las denuncias de corrupción que afectan a ambos despachos, confirmaron hoy fuentes oficiales.

Ninguno de estos ministros ha sido involucrado personalmente en las numerosas denuncias que se han ventilado en diversos estratos del Gobierno durante las últimas semanas, pero los parlamentarios desean conocer de primera mano qué medidas han adoptado para ponerle coto a las irregularidades.

El titular de Turismo, uno de los ministerios que está en el ojo del huracán, comparecerá ante una comisión de la Cámara de Diputados, mientras que el responsable de Transportes ha sido citado por un grupo del Senado.

La comparecencia de Novais ocurrirá después de que, la semana pasada, la Policía Federal arrestó a su viceministro, Frederico Silva da Costa, y a otra treintena funcionarios de ese y otros despachos por su presunta participación en un millonario desvío de recursos públicos.

Todos recuperaron su libertad mediante el pago de fianzas, pero responderán ante los tribunales por diversos delitos de corrupción.

Entre los procesados figura también Mario Moysés, expresidente de la Empresa Brasileña de Turismo (Embratur) y exjefe de gabinete de la Alcaldía de Sao Paulo.

Ante la existencia de lo que la Policía ha definido como "sólidas pruebas" en contra de Moysés, Embratur anunció hoy que investigará todos los contratos firmados durante los cuatro últimos años, cuando presidió ese organismo oficial a cargo de la promoción del país.

En el caso del Ministerio de Transportes, Paulo Sergio Passos reemplazó hace un mes a Alfredo Nascimento, a quien la presidenta Dilma Rousseff le exigió la renuncia tras la aparición de focos de corrupción que también le costaron el cargo a otros cuatro directores de ese despacho.

En sus primeros siete meses en el poder, Rousseff también perdió al ahora exministro de la Presidencia Antonio Palocci, sobre quien existen sospechas de enriquecimiento ilícito.

Durante los últimos días, otras denuncias tocaron directamente al titular de Agricultura, Wagner Rossi, acusado por diversos medios de comunicación de irregularidades en muchos de los cargos públicos que ha ocupado en los últimos treinta años, tanto en el ministerio de Agricultura como en otros entes estatales.

Las numerosas denuncias contra el Gobierno afectan a políticos de diversos partidos de la coalición oficialista, en la que ya se han generado temores sobre un posible resquebrajamiento ante lo que muchos califican de "limpieza ética".