El ministerio de Finanzas de China aseguró el lunes que los riesgos que presentan las deudas acumuladas por sus gobiernos locales pueden ser controlados y que busca medios para aliviar la carga financiera, algo que ha alimentado temores de que los bancos chinos se vean afectados en caso de un incumplimiento de pagos.

El ministerio reconoció en un informe que algunos gobiernos locales tienen poca capacidad para pagar el dinero que pidieron prestado para financiar obras públicas y otros gastos.

Sin embargo, dijo que muchos gobiernos locales cuentan con recursos financieros adecuados y con un crecimiento económico alto.

El gobierno reveló en junio que las autoridades locales habían acumulado 10,7 billones de yuanes (1,6 billones de dólares) en deudas, el equivalente al 25% del Producto Interno Bruto de China.

Esta admisión alimentó la preocupación de que los bancos estatales se puedan ver golpeados.