La Universidad Laval de Quebec (Canadá) busca voluntarias para comer chocolate negro a diario durante doce semanas y comprobar así si este alimento puede actuar además como protector solar, informó hoy el coordinador del estudio.

"El chocolate negro contiene unos antioxidantes naturales, lo polifenoles, que podrían proteger el cuerpo de los efectos nocivos de los rayos ultravioleta", explicó hoy a Efe el coordinador del estudio, Bruno Riverin.

Para verificar su hipótesis, los investigadores quebequeses necesitan 60 mujeres sanas entre los 25 y los 65 años, de piel clara y no fumadoras dispuestas a comer chocolate negro rico en polifenoles durante tres meses.

Los polifenoles, según el equipo de Riverin, favorecen la circulación sanguínea cerca de la piel, lo que ayuda a protegerla de los rayos solares.

Este estudio sigue la estela de dos investigaciones europeas anteriores que ya relacionaban el chocolate negro con la fotoprotección, pero amplía la muestra a 60 y la hace más homogénea al analizar sólo mujeres, lo que evita que los resultados se vean alterados por la diferencia de los mecanismos hormonales según el sexo.

Por el momento, ya son 30 las elegidas para participar en esta curiosa investigación, aunque no todas ellas tomarán auténtico chocolate negro, sino que algunas consumirán un placebo con un sabor casi idéntico.

Ni las participantes ni los científicos sabrán quién ha estado realmente ingiriendo los polifenoles hasta que concluya el estudio.

El objetivo es demostrar que, en un grupo de mujeres de similares características y sometidas a iguales exposiciones solares, las que toman chocolate negro con regularidad soportan mejor los rayos ultravioleta.

"Si verificamos nuestra hipótesis, el chocolate negro podrá contribuir a la protección solar, pero no será en ningún caso sustituto de los mecanismos recomendados por la Organización Mundial de la Salud, como las cremas solares", puntualizó Riverin.