El ministro alemán de Economía, el liberal Philipp Rösler, ha insistido en el rechazo del Gobierno federal de la canciller, Angela Merkel, a la creación de Eurobonos para afrontar la crisis presupuestaria y financiera de varios países de la zona del euro.

"No se trata sólo de la postura del Partido Liberal, sino del conjunto del Gobierno federal", afirma Rösler en declaraciones que publica hoy el rotativo Die Welt, un día antes del encuentro en París de Merkel con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para abordar esa posibilidad.

El titular alemán de Economía subraya que "los Eurobonos conducen a los mismos tipos de interés para toda la Eurozona y socavan así los incentivos para una política presupuestaria y económica sólida en los países miembros".

Rösler coincide en su valoración con la de su colega en la cartera de Finanzas, el cristianodemócrata Wolfgang Schäuble, quien se ha mostrado en contra de ayudas ilimitadas a los país de la Eurozona afectados por la crisis de la deuda y ha advertido de que "no habrá una salvación a cualquier precio".

"No habrá una repartición de las deudas ni un apoyo ilimitado. Hay ciertos mecanismos de apoyo que seguiremos desarrollando bajo condiciones estrictas", señala Schäuble en declaraciones que adelantadas este domingo por la revista "Der Spiegel".

Tras subrayar que la creación de los Eurobonos perjudicaría notablemente a Alemania, cuyos contribuyentes tendrían que pagar intereses mas elevados, Rösler exige la creación de un consejo de estabilidad europeo independiente.

Asimismo y al igual que ya sucede en Alemania, demanda que el freno al endeudamiento estatal se vea reflejado en las constituciones de los países de la zona del euro y el dictado de sanciones para los estados que no lo hagan.

"El consejo de estabilidad independiente reafirmaría esas exigencias y supervisaría su aplicación consecuente", afirma el titular germano de Economía, quien considera que a la larga ese consejo podría convertirse en una institución similar al Fondo Monetario Internacional (FMI).