Dos importantes ministros de Alemania reiteraron el lunes su oposición a los bonos soberanos europeos que son garantizados de forma conjunta como una manera de terminar con las abrumadoras crisis de deuda.

El ministro de Finanzas Wolfgang Schaeuble dijo a la revista alemana Der Spiegel en su edición del lunes que los llamados eurobonos están fuera de discusión mientras los 17 países de la zona euro dirijan su propia política fiscal y sean necesarias diferentes tasas de interés para que la eurozona provea "incentivos y la posibilidad de sanciones para asegurar una sólida política financiera".

Schaeuble reconoció que la Unión Europea debe, e incrementará, su respuesta a la crisis para ayudar a las naciones fuertemente endeudadas, pero no "habrá una colectivización de la deuda o ayuda ilimitada".

La canciller alemana Angela Merkel ha descartado durante mucho tiempo estos instrumentos de deuda y su ministro de Economía Philipp Roesler se unió al coro el lunes al describir la deuda conjunta garantizada como "el camino erróneo" para salir de la crisis.

"Los eurobonos podrían significar que todos comparten la misma carga de intereses, lo cual sería un castigo para las naciones (financieramente) sólidas", dijo Roesler.