La renuncia del seleccionador nacional Hernán Darío Gómez no será aceptada por la Federación Colombiana de fútbol cuando la considere después del Mundial Sub20, pese a la magnitud del escándalo por haber agredido a una mujer, reveló el domingo su vicepresidente Alvaro González.

González impulsó el regreso de Gómez al banco de Colombia luego de una pausa de 12 años y se opuso públicamente a la salida del polémico estratega desde el primer momento a raíz del incidente.

Según González la permanencia del estratega sería ratificada por los siete miembros del Comité Ejecutivo de la entidad después del Mundial Sub20.

El Comité deliberará el 22 o 23 de agosto y formularía el rechazo de la dimisión, según González.

"La situación del 'Bolillo' está solucionada, hay un consenso general para cuando nos reunamos a tomar la decisión", afirmó el influyente dirigente.

González indicó que Gómez se comprometerá a participar en el desarrollo de programas en beneficio de la mujer.

"El está muy interesado y lo ha aceptado", declaró González a Caracol Radio.

Gómez admitió el lunes — en un comunicado de prensa — que protagonizó el incidente, acción que generó el repudio especialmente de organizaciones defensoras de los derechos de la mujer, los patrocinadores y la opinión pública.

La ola de indignación creció y Gómez no tuvo otro camino que dimitir el martes. Pero 48 horas después la Federación, tras discutir la situación durante siete horas y media, optó por aplazar la decisión.

La medida se interpretó como un intento para ganar tiempo con la esperanza de que aminore la presión y ahora González anticipa que la dimisión será desechada.

"Hemos conseguido el respaldo para que no se le acepte la renuncia y el 'Bolillo' se quede y prácticamente eso está por unanimidad casi aprobado", insistió González el domingo.

La directiva de la Federación la conforman siete dirigentes y en un comienzo se especuló que dos estarían de acuerdo con la salida de Gómez pero González afirmó que no es cierto.

"Completamente falso, hay una unanimidad total, estamos haciendo un análisis de los mecanismos para limpiar imagen (de Gómez) y cuáles serán los compromisos con el país tiene que hacer 'Bolillo' para que eso no vuelva a suceder, pero hay unanimidad para que siga", sostuvo.

El dirigente presenció la derrota 3-1 de Colombia a manos de México en los cuartos de final del Mundial en el estadio local El Campín el sábado por la noche.

Gómez protagonizó el incidente que lo dejó muy mal parado frente al bar El Bembé en Bogotá, donde según testigos, habría golpeado a la mujer con quien discutía en la madrugada del 6 de agosto.

González reprochó la actitud del estratega pero al mismo tiempo es partidario de que prosiga en el banco de Colombia, según dijo a la AP en Manizales en la antesala del partido España-Corea del Sur el miércoles.

"Conozco bien a 'Bolillo' y es el técnico indicado para procurar la clasificación al Mundial; la tarea que estaba desarrollando era la mejor", subrayó en su momento.

Los miembros de la selección nacional piensan igual, lo respaldaron y pidieron públicamente a la Federación que no acepte la renuncia en una nota sin firma que fue divulgada por la oficina de prensa de la entidad el viernes.

"Bolillo" Gómez dirigió a la selección en la reciente Copa América, donde Colombia fue eliminada en los cuartos de final, y se alistaba para las eliminatorias mundialistas que se inician en octubre.

Después del escándalo y de dimitir además como observador de la FIFA de los juegos de Mundial, Gómez se marchó a Medellín, donde vive su familia.

González no teme a que se agudice la reacción cuando se oficialice el rechazo de la renuncia del entrenador de 55 años.

"Nosotros no tememos (a una reacción más dura), lo que más tememos es quedar eliminados nuevamente de un mundial, y a 40 días de iniciarse las eliminatorias no podemos tirar un proceso por la borda por un problema exclusivamente personal", anotó.

Diferentes organismos defensores de los derechos de la mujer han cuestionado a Gómez, entre ellos uno dependiente de la presidencia de la República.

"Pegarle a una mujer tiene consecuencias graves. Toda la sociedad rechaza la agresión y tuvo que renunciar (Gómez)", opinó Cristina Plazas Alta Comisionada Presidencial para la Mujer.