Al menos 25 personas han muerto ya y decenas han resultado heridas durante distintos ataques de las Fuerzas Armadas sirias en la ciudad costera de Latakia, en el noroeste del país, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

Entre los fallecidos se encuentra una niña de dos años y medio que acompañaba a su padre en un coche que recibió disparos cerca de un puesto de control en el barrio de Al Sakanturi, donde también se han lanzado proyectiles de mortero contra los hogares.

En un comunicado, la organización señaló también que las fuerzas de seguridad profanaron un cementerio donde estaban enterrados algunos muertos en las protestas, y sacaron varios cadáveres de las tumbas.

El presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman, informó a Efe que las fuerzas sirias bombardearon desde barcos de guerra el barrio meridional de Raml y el campo de refugiados de palestinos ubicado en ese mismo vecindario, por lo que -aseguró- varias de las víctimas son palestinas.

Muchos de los heridos se encuentran graves, según apuntó el activista por teléfono desde Londres, por lo que el número de víctimas mortales podría aumentar.

Testigos en Latakia han asegurado a los grupos opositores que se pueden ver mar adentro barcos de guerra que disparan sobre la ciudad, mientras que las televisiones árabes han difundido imágenes que muestran a alguno de estos navíos.

La agencia oficial de noticias SANA, sin embargo, negó los bombardeos e insistió en que las fuerzas del orden están persiguiendo a hombres armados que "aterrorizan" a la población con actos de vandalismo contra la propiedad pública y privada.

Según las cifras que maneja la agencia, han llegado a los hospitales locales los cuerpos sin vida de dos personas y 41 heridos, todos ellos miembros de las fuerzas de seguridad, además de otros cuatro muertos sin identificar.

Mientras, según los opositores Comités de Coordinación Local, vehículos militares y tropas se han desplegado en las principales calles de Raml y apuntan con sus ametralladoras hacia el minarete de la mezquita Mohagrin.

Además, este grupo informó de que cientos de personas han sido detenidas en redadas en los barrios de Shaleah y Ghoraf, en la misma ciudad.

La sangrienta ofensiva contra Latakia llega después de que, desde comienzos de este mes, en paralelo al mes de ayuno del ramadán, el Ejército sirio haya aplastado las protestas con violencia extrema en otras ciudades que habían sido escenario de manifestaciones como Hama, Homs, o Deir al Zur.