El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, dijo que el mundo afronta una nueva tormenta distinta a la de 2008 y que es "más peligrosa" por la crisis de deuda en la eurozona, en una entrevista exclusiva a un medio australiano publicada este fin de semana.

"Estamos en los primeros momentos de una tormenta nueva y diferente, no es la misma que en 2008", afirmó Zoellick al rotativo "The Weekend Australian".

"En las últimas dos semanas -añadió-, el mundo ha pasado de una difícil recuperación a varias velocidades (...) a una fase nueva y más peligrosa".

"La mayoría de países desarrollados ha agotado el margen fiscal y sus políticas monetarias no pueden ser más flexibles", manifestó el experto.

Zoellick reconoció que no conoce una fórmula para solucionar el problema, pero apuntó que "la lección de 2008 es que cuanto más tarde se actúe más hay que hacer después".

El titular del Banco Mundial instó a los dirigentes europeos a afrontar los problemas de la deuda soberana con un mayor sentido de urgencia porque, en su opinión, éste es un asunto "mucho más grave" que el que ha llevado a la rebaja de la calificación crediticia de Estados Unidos.

Otra preocupación del estadounidense son los disturbios en el Reino Unido y expresó su esperanza de que no descarrilen las políticas de austeridad que ha adoptado el Gobierno.

Zoellick llegó a principios de semana a Australia para participar en una serie de actos, entre ellos la reunión anual que celebran los gobiernos de Washington y Canberra.