Una mujer de 94 años aseguró que no se dio cuenta que un dirigible suelto había aterrizado en su jardín en Ohio durante la noche hasta que la Policía tocó la puerta de su casa horas después.

Vientos fuertes rompieron las cuerdas que amarraban el dirigible, de 39 metros (128 pies) en un aeropuerto en Columbus el domingo temprano. El dirigible aterrizó en el jardín de Lillian Bernhagen en Worthington, a menos de tres kilómetros (2 millas) del aeropuerto Don Scott de la Universidad del Estado de Ohio. No había nadie a bordo.

Bernhagen dijo que escuchó un estallido pero que no le preocupó mucho porque los meteorológicos habían pronosticado tormentas durante la noche. Dijo que estaba asombrada cuando vio los restos del dirigible azul y blanco que cubrían la mitad de su jardín.

Trabajadores estaban desarmando el dirigible el domingo por la mañana.