En el último año Venezuela ha cancelado a exportadores de Colombia un total de 828 millones de dólares y aún faltan por pagar unos 450 millones, reveló hoy el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados.

Así lo reveló el alto cargo al intervenir en la Asamblea de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), en la ciudad caribeña de Cartagena.

Díaz-Granados destacó "la evolución" que ha tenido la relación bilateral en el último año, desde el 20 de agosto de 2010 y hasta hoy.

Del total pagado, unos 100 millones de dólares se han cancelado a aerolíneas, y el resto a exportaciones de distinto tipo.

De la suma que falta por ser reconocida, según el alto funcionario colombiano, por lo menos, unos 250 millones corresponden a deudas pendientes de los importadores venezolanos a empresarios del sector de la confección, de alimentos, y de materiales para la construcción.

Díaz-Granados señaló también que ha sido negado un monto de 100 millones de dólares debido a que los empresarios no han entregado la documentación completa, para que sean aprobadas las divisas o porque "hay sospechas" de esas operaciones.

Asimismo, consideró que no será fácil alcanzar niveles de comercio como los obtenidos en 2008, debido al modelo de desarrollo del Gobierno del presidente Hugo Chávez y que tiene como finalidad sustituir importaciones no sólo de Colombia sino de otros países de la región.

Chávez congeló a mediados de 2009 las relaciones diplomáticas y las importaciones desde su vecino ante acusaciones del Gobierno colombiano de la época, de Álvaro Uribe (2002-2010), al señalar que Venezuela daba cobijo a guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y tras un acuerdo militar entre Bogotá y Washington.

En julio de 2010 Chávez decidió romper las relaciones diplomáticas, restituidas un mes mas tarde tras la llegada al poder del nuevo presidente Juan Manuel Santos.

El comercio bilateral pasó de los 6.000 millones de dólares en 2008 a unos 4.000 millones en el 2009 y cayó a unos 1.500 millones en 2010.