Un transexual operado para reasignarlo con una identidad femenina y que obtuvo sus documentos para acreditar su condición de mujer se casó el sábado con un activista gay masculino, el primer matrimonio de este tipo que se registra en Cuba.

El casamiento cumple con las leyes de la isla, pues se trata técnicamente de un hombre y una mujer y el hecho es el más reciente peldaño en el desarrollo de un movimiento de más de una década a favor de la diversidad sexual y la tolerancia en la nación caribeña.

Vestida de traje blanco y con un ramo de rosas rojas en las manos, Wendy Iriepa, de 37 años, desafió la lluvia de la tarde del sábado y abordo de un auto clásico descapotado color rojo llegó al Palacio de los Matrimonios, cómo se denomina en la isla a las dependencias del registro civil que practican las uniones.

"Es el día más feliz de toda mi vida", expresó Iriepa al ir al encuentro de Ignacio Estrada, a quien le dio el sí con un beso entre aplausos.

La mujer fue operada en 2007 y su caso fue tomado como un referente de entrenamiento para médicos cubanos por parte de extranjeros. El éxito logró que una resolución del Ministerio de Salud del 2008 permitiera de forma regular las operaciones de reasignación en la isla, suspendidas a finales de los 80.

"He encontrado una persona con la que compartir mi vida", comentó por su parte Estrada.

El proceso y la normativa fueron impulsados por el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) dirigido por Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro y una ferviente defensora del respeto a la diversidad sexual.

Las cirugías de reasignación sexual son gratuitas en Cuba, pues el Estado no cobra por ningún tipo de servicio de salud a su población.

Cenesex también impulsa en el Parlamento un cambio en el Código Civil para permitir las uniones igualitarias, pero hasta ahora no ha conseguido.

"Aquí se ha trabajado mucho desde hace muchos años por los temas de la salud sexual muy vinculados a la calidad de vida y a los derechos humanos", expresó Mariela Castro el viernes por la tarde durante un gala cultural para conmemorar el décimo aniversario del movimiento de Promotoras Transexuales de Cenesex.

El grupo es considerado la matriz de los avances, que incluyen las cirugías, pero también otros logros. Desde cursos para sensibilizar a los policías sobre la problemática de transexuales y travestis, pasando por talleres de imagen con el objetivo de que tengan un desempeño social, hasta la capacitación de médicos con colegas en el exterior para realizar las operaciones.

"Estoy muy contenta de que se pueda casar, no con un heterosexual como ella quería, pero parece que encontró el amor de su vida y lo va a celebrar y nosotros le deseamos muchas felicidades, porque todo lo que hemos trabajado ha sido para eso, el bienestar y la felicidad de nuestra compañera", agregó la directiva.

Iriepa agradeció ante los periodistas las palabras de Castro.

Sin embargo, los festejos de la comunidad quedaron empañados a raíz de un enfrentamiento de Iriepa con Castro, a quien acusó de oponerse a su boda pues Estrada, su nuevo cónyuge, tiene ideas disidentes.

Iriepa incluso renunció a comienzos de julio a su trabajo en Cenesex.

La confrontación adquirió matices políticos, pues la pareja dijo que había decidido casarse el 13 de agosto, día del cumpleaños del ex presidente Fidel Castro, tío de Mariela, como una forma de recordar la persecución de gays y la homofobia desatada tras el triunfo de la revolución en 1959.

La pareja invitó como madrina de la boda a la bloguera Yoani Sánchez, conocida por sus fuertes críticas al gobierno.

El propio Fidel Castro admitió la animadversión con que la revolución encaró el tema de la homosexualidad y la diversidad sexual en sus comienzos, pero también hizo votos por dejar atrás los prejuicios. "Me gustaría pensar que la discriminación contra los homosexuales es un problema que está siendo superado", dijo el líder en una entrevista hace algunos años.

Según Mariela Castro la politización obedece a los intentos de grupos de intereses en Estados Unidos de desprestigiar sistemáticamente todos los logros del gobierno cubano.

"Existen fondos del gobierno estadounidense para crear grupos LGTB (lesbianas, gay, travestis y bisexuales) contrarios a la posición del Centro Nacional de Educación Sexual. Los logros del Cenesex molestan. Es una campaña mediática con mucho dinero atrás y hay personas que se dejan seducir", agregó la mujer.

Al parecer esta no es la primera boda de una transexual, pues alguien operada también con resignación a mujer se casó hace algunos años con un heterosexual.