Barcelona luchará contra la falta de entrenamiento cuando enfrente el domingo al Real Madrid en el partido de ida por la Supercopa de España, en el que el equipo blanco iniciará su campaña para intentar destronar a su rival en la temporada 2012-2013.

Los equipos dan el puntapié a la temporada del fútbol español con el duelo entre el campeón de la liga (Barcelona) y el monarca de la Copa del Rey (Real Madrid).

El técnico Pep Guardiola no ha perdido un solo partido en el estadio Santiago Bernabéu desde que tomó las riendas del Barsa en 2008, con tres victorias en cuatro partidos. El Madrid, por su parte, ganó las cuatro Supercopas que jugó contra el cuadro catalán.

Aunque todo el plantel del Barsa viajará a la capital española, Guardiola tiene entre algodones a jugadores importantes como Xavi Hernández, Gerard Piqué y Sergio Busquets. Xavi y Piqué se entrenaron el sábado, mientras que el zaguero Carles Puyol probablemente será baja por estar recuperándose de una operación en la rodilla.

"Hemos tenido tres días de entrenamiento con todos, pero no hay excusas. Si hubiera querido les hubiera hecho venir antes, pero he priorizado el reposo", comentó Guardiola.

Varios jugadores del Barcelona se incorporaron hace poco a los entrenamientos del plantel debido a compromisos con sus respectivas selecciones, incluyendo al argentino Lionel Messi y al flamante fichaje chileno, Alexis Sánchez.

"Preferí que estuviesen de vacaciones porque el año es muy largo. Si hubiera querido mejor tono físico les hubiera hecho venir antes, cogeremos el tono compitiendo para acercarnos al Madrid", agregó Guardiola, según declaraciones divulgadas por la agencia Europa Press.

Sánchez debutará el sábado en el Bernabéu, aunque Guardiola no está seguro si jugará desde el vamos.

En el otro lado de la moneda, el Madrid ha tenido una buena pretemporada y tiene al francés Karim Benzema en un gran momento goleador.

El técnico José Mourinho no contará con los recientes fichajes Nuri Sahin y Hamit Altintop, aunque el lateral Sergio Ramos se entrenó el sábado con el equipo.

En su primera conferencia de prensa en España desde abril, Mourinho dijo que aprendió una cosa de los cuatro clásicos que se jugaron en 18 días la temporada pasada.

"A mí no me va a callar nadie y seguiré hablando porque soy así. Lo que sí aprendí de aquel partido de Champions fue que no se pueden decir las verdades", dijo, en referencia a la suspensión de cinco partidos que sufrió tras decir que la UEFA favorecía al Barcelona.

El sábado, el Real entrenó frente a unos 40.000 espectadores en el Bernabéu.

Mourinho — que logró que le redujeran la sanción en un juego — aseguró que el equipo está más fuerte que el año pasado, luego de consolidarse en el verano.

"Para mí la Supercopa es un torneo aislado, no tiene nada que ver con lo que nos encontraremos después", afirmó. "Siempre digo que la Supercopa es el torneo más importante del verano y el menos importante de la temporada".

___

Paul Logothetis está en Twitter en: www.twitter.com/PaulLogoAP