El orden fue restablecido en un poblado del suroeste de China después de que más de un millar de personas salió a las calles y se enfrentó con policías para protestar por el maltrato de las autoridades en contra de los ciudadanos, dijo el sábado un funcionario.

Los habitantes de la municipalidad de Qianxi, en la provincia de Guizhou, protestaron luego que un hombre que estacionó su vehículo en un lugar prohibido se enfrentó con los "chengguan" o cuerpos de administración urbana, indicó un funcionario del departamento de propaganda del Partido Comunista de la municipalidad.

Los chengguan — muy odiados en toda China — actúan como unidades auxiliares de la policía pero son famosos por su corrupción y por la violencia que ejercen contra comercios pequeños y los pobres.

La protesta, que dio comienzo el jueves, se salió de control y más de una decena de vehículos policiales fueron destruidos o incendiados, informó el periódico estatal China Daily, que agregó que a las autoridades les llevó más de 24 horas dispersar a la multitud.

"Varias personas, en su mayoría adolescentes, desataron los problemas", indicó el funcionario, que sólo dio a conocer su apellido, Wu, lo que es bastante común en China.

Wu indicó que en el momento crítico de la protesta se congregaron más de un millar de personas que se dispersaron para la madrugada del viernes. Mas de 10 policías resultaron heridos pero no ofreció más detalles.

Esas protestas — a menudo alimentadas por decomisos ilegales de terrenos, por problemas ambientales y abusos de las autoridades locales — llegan a ser por decenas de millar al año en China.