Varios pistoleros secuestraron el sábado a un estadounidense tras entrar en su casa en la ciudad oriental de Lahore, dijeron las autoridades, acto que ilustra las amenazas que padecen los extranjeros en Pakistán.

La embajada estadounidense dijo que la víctima es Warren Weinstein. Una persona con ese nombre se desempeña como director en Pakistán de la firma J.E. Austin Associates, contratista que trabaja con la rama de ayuda humanitaria del gobierno estadounidense, según un perfil colocado en la página de internet LinkedIn.

El perfil indica que Weinstein vive en Lahore y lleva siete años en Pakistán. Las llamadas telefónicas a la sede de la empresa en Virginia no fueron respondidas, pero su página de internet describe a Weinstein como un especialista en desarrollo con 25 años de experiencia y un doctorado en derecho internacional y economía.

Según la policía paquistaní, entre 8 y 10 asaltantes entraron en la casa del estadounidense en un vecindario acomodado de Lahore tras persuadir a los guardias a que abrieran las puertas con la promesa de entregarles comida, práctica común durante el mes sagrado islámico del Ramadán.

El estadounidense, al parecer de unos 60 años, regresó a Lahore la noche anterior desde la capital paquistaní, Islamabad. Esperaba concluir su último proyecto y mudarse de la casa, que hacía de residencia y oficina, para el lunes, según el directivo policial Ghulam Mahmud Dogar.

El funcionario no especificó qué tipo de proyecto realizaba la víctima, pero la página de internet de la empresa de Weinstein dijo que estaba al frente de un programa para fortalecer la competitividad de varias industrias paquistaníes.

La policía se negó a conjeturar sobre el motivo del secuestro. Empero, las organizaciones islamistas secuestran con frecuencia a extranjeros en Pakistán, aunque es muy inusual que sea en la casa de la víctima.

___

Los corresponsales de The Associated Press Munir Ahmed y Nahal Toosi contribuyeron en Islamabad a este despacho.