El presidente Barack Obama sigue sin pasar los mejores momentos en la Casa Blanca cuando hoy le tocó recibir a los Packers de Green Bay, actuales campeones del Super Bowl, de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), que fueron los verdugos de los Bears de Chicago, su equipo preferido, en la final del campeonato de la Conferencia Nacional (NFC).

El triunfo de los Packers sobre los Bears les permitió llegar al pasado Super Bowl disputado en el Cowboys Stadium, de Arlington (Texas), y proclamarse campeones después de ganar por 31-25 a los Steelers de Pittsburgh.

"Tengo que admitir esto", declaró Obama. "Me duelo un poco lo que estoy viviendo, dado que no es una cosa fácil para un seguidor de los Bears, aunque no tanto como el haber perdido un partido del Campeonato de la NFC, que permanece por mucho tiempo".

Pero el mandatario estadounidense mantuvo siempre el gran espíritu deportivo que le caracteriza a pesar de las pasiones que tiene con sus equipos preferidos y dio una cálida bienvenida a la comitiva de los Packers, en la que junto a los jugadores y directivos también había algunos seguidores.

Obama elogió al equipo de Green Bay por haber tenido la capacidad de superar todas las dificultades relacionadas con las lesiones que se le presentaron durante la temporada para al final alcanzar su cuarto título de Super Bowl en la historia del equipo.

El mandatario estadounidense también reconoció la gran aportación y trabajo comunitario que hacen todos los miembros de la plantilla entre los residentes de Green Bay (Wisconsin), labor que genera millones de dólares recaudados para obras de caridad, becas otorgadas a los estudiantes locales y apoyo a los militares y sus familias.

Obama tuvo mención especial para el veterano esquinero de los Packers, Charles Woodson --pero no por su habilidad en el campo de fútbol--, sino por ser un hombre de palabra.

Cuando el pasado enero, Obama viajó a Wisconsin, justo antes del Super Bowl, recibió varios regalos de los Packers, incluyendo una camiseta firmada por Woodson que decía: "Nos vemos en la Casa Blanca, vamos Packers..".

"Charles, eres un hombre de palabra", señaló Obama durante la ceremonia de recepción que Obama ofreció a los Packers en el Jardín Sur de la Casa Blanca.

Por su parte, los jugadores de los Packers esta vez presentaron a Obama, además de la camiseta personalizada del equipo, también le dieron una participación en acciones.

Los Packers es el único equipo de la NFL que pertenece a los residentes de la ciudad con 100.000 personas que tienen acciones.

Obama, una vez que entró a formar parte del accionariado del equipo, quiso hacer algunas sugerencias al a los Packers y una de ellas fue que traspasasen a su mariscal estelar Aaron Rodgers a sus queridos Bears.

Rodgers, que fue nombrado el Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl, es intimo amigo de Jay Cutler, el mariscal de campo titular de los Bears, que hasta el momento no han hecho ningún tipo de comentario sobre la sugerencia ofrecida hoy a los Packers por el mandatario estadounidense.