La crisis en los mercados de valores ha hecho mella en la fortuna de los belgas que han perdido, de media, 2.650 euros y en total 29.000 millones de euros desde marzo, según un cálculo publicado hoy por el diario De Tijd.

Los belgas disponen -directamente y a través de fondos de inversión- de una cartera de acciones cotizadas que, a finales de marzo, tenían un valor de algo más de 100.000 millones de euros, según los últimos cálculos oficiales recogidos por el periódico.

Según el Banco Nacional, los belgas también cuentan con un importe equivalente en acciones que no cotizan, y han invertido, directa e indirectamente, unos 130.000 millones en obligaciones y otros títulos de renta fija.

El valor de la cartera de acciones ha caído después de marzo unos 31.000 millones de euros, mientras que el del portafolio de obligaciones ha aumentado en 2.000 millones, lo que equivale a un importe total de pérdidas de 29.000 millones, según el diario belga.