La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha dicho hoy que Francia ha adquirido el "compromiso firme" de garantizar la libre circulación y la seguridad de los camiones españoles en territorio galo, así como reforzar la presencia de gendarmes en los almacenes españoles en el país vecino.

Tras mantener esta mañana una conversación telefónica con el ministro francés de Agricultura, Bruno Le Maire, Aguilar ha señalado, en declaraciones a Efe, que el Gobierno francés, además de lamentar los actos violentos contra los camiones españoles, ha dado un "primer paso muy importante" de cara a asegurar el almacenamiento y el tránsito de los productos hortofrutícolas españoles en Francia.

"Hay un compromiso firme del Gobierno francés y de la Gendarmería de redoblar esfuerzos y efectivos y garantizar la libre circulación de mercancías, garantizar la seguridad del transporte y garantizar la seguridad en los almacenes españoles", declaró la ministra, que dijo haber planteado "con contundencia" las quejas de España ante su homólogo francés.

"No puede ser que haya mercancías que se estén tirando, se esté atentando contra el mercado en el marco de la Unión Europea y se esté, a través de actos violentos, impidiendo que haya un transporte normal de frutas y verduras españolas mientras los gendarmes miran para otro lado", afirmó.

En su conversación, Aguilar y su homólogo francés también se han comprometido a diseñar conjuntamente a partir de la próxima semana una propuesta que presentarán en septiembre ante la Comisión Europea para profundizar en la regulación del mercado hortofrutícola europeo.

"No tenemos mecanismos de regulación de mercado bastantes y suficientes, efectivos y eficaces" para "evitar que la situación la acaben pagando los agricultores", que están vendiendo las cosechas de algunas frutas -como el melocotón y la nectarina- por debajo de coste, recordó la ministra.

Por ello, Francia y España se plantean tanto la petición de ayudas como el establecimiento de "mecanismos para intervenir y actuar en términos de almacenamiento", lo que evitaría una caída abrupta de los precios de la fruta.

Gracias a las peticiones de España, Francia e Italia, la Comisión Europea propuso el pasado 28 de julio que se aumentaran con carácter retroactivo las ayudas a la retirada del melocotón y la nectarina para compensar el problema de precios que afrontan esas frutas y que han desencadenado en las acciones de los agricultores franceses contra los productos españoles.

Aguilar también mostró su esperanza de que se haya puesto ya el "punto y final" a la escalada de ataques contra los camiones españoles y "no haya ninguna situación más que lamentar".

"Confío plenamente en nuestros agricultores y confío en que van a saber esperar a ver los resultados que ha dado el trabajo que hemos venido realizando para que haya seguridad plena para nuestras mercancías, para que nuestros camiones circulen por Francia y para nuestros almacenes", dijo Aguilar.

La ministra pedía así calma a los agricultores catalanes, que anunciaron ayer que responderán a los últimos ataques a camiones españoles con el corte de la autopista AP-7 en la frontera de La Jonquera (Girona), a finales de agosto, mientras que el sector agrario nacional en bloque informó de que estudiaba otras medidas de boicot contra productos e intereses económicos galos.