El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, aseguró hoy que "nunca llamé a los estudiantes a hablar conmigo", en respuesta a los dirigentes que descartaron la mediación de la Iglesia en el conflicto que los jóvenes mantienen desde hace tres meses en demanda de una mejor educación pública.

"La invitación es a dialogar no con la Iglesia, sino que dialoguen entre los actores. Nunca he llamado que vengan a dialogar conmigo", enfatizó Ezzati quien es también presidente de la Conferencia Episcopal de Chile.

"Lo que he pedido, y lo que me parece fundamental desde la visión que tienen los obispos y la Iglesia, es que en este momento, como siempre, el diálogo es el camino a la solución de los problemas", sostuvo el prelado en declaraciones a Radio Cooperativa.

Las declaraciones de Ezzati fueron realizadas tras una actividad efectuada este sábado en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, en Santiago, denominada "Educación hoy, un desafío para la Iglesia".

Durante la semana, la presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile, Camila Vallejo, desestimó que la Iglesia Católica actúe como mediadora entre las autoridades y las agrupaciones que protestan por cambios en la educación chilena.

Los estudiantes chilenos iniciaron las movilizaciones a mediados de mayo para exigir que el Gobierno central vuelva a administrar la educación primaria y secundaria, que se prohíba a las instituciones privadas lucrarse con la educación y que se garantice en la Constitución el derecho a una educación pública, gratuita y de calidad.